El PSOE afirma que no se contará con los independentistas para formar Gobierno

El PSOE afirma que no se contará con los independentistas para formar Gobierno

El secretario general provincial del PSOE, Fernando Pablos, ha asegurado en la mañana del miércoles que su partido a nivel nacional tiene dos límites claros como son que el Gobierno no esté encabezado por Mariano Rajoy, algo que ha considerado como "emergencia nacional" y que se luchará por la unidad de España por lo que no contarán con los independentistas en el Gobierno como Democracia y Libertad, Esquerra Republicana y Bildu. Estas son las dos principales líneas rojas del PSOE para una ronda de contactos para formar Gobierno en la que el candidato socialista, Pedro Sánchez, está en buena sintonía con todos menos con Podemos, a los que retó a decidir si quieren que el próximo presidente sea socialista o "hacer la pinza con el PP". 

Pablos, además, reiteró que las últimas actuaciones de Mariano Rajoy le inhabilitan para ser presidente del Gobierno al huir de sus responsabilidades cuando fue propuesto por el el rey Felipe VI y no ser capaz de sumar un parlamentario a los que ya tiene. Por el contrario, Pedro Sánchez, dijo, sí ha sabido estar a la altura de lo que se le requiere y marcó como previsible la primera semana de marzo para realizar el discurso de investidura para sumar los apoyos necesarios. 

Por otro lado, también comentó que conseguir un Gobierno con una duración temporal inferior a los cuatro años no sería un fracaso si se hiciera mediante acuerdo y que al Partido Popular le vendrá muy bien "regenerarse en la oposición". 

43 medidas

Para estos apoyos, eso sí, se remitió el pasado lunes a todos los partidos un documento dividido en cuatro apartados en el que se aportan 43 medidas. Las más importantes en lo referente al empleo y economía son las referidas a la derogación de la reforma laboral para la realización de un nuevo Estatuto de los Trabajadores recuperando el diálogo social para que el crecimiento macroeconómico también llegue a las familias. En el documento también viene registrado la activación de las políticas de empleo para evitar los parados de larga duración, entre otras cosas, y la reforma del sistema fiscal con una mayor lucha contra el fraude y la amnistía.

Reiteró, por otro lado, un gran pacto nacional de educación para décadas para lo que se pararía la implantación de la Lomce hasta la creación de una nueva Ley. Por otro lado, se instauraría un sistema similar al del MIR para profesores y un gran acuerdo para la ciencia en el que también se repatriaría el talento que se ha ido en los últimos años. La cultura, además, vería su IVA rebajado al 10% y se modificarían las Ley de Propiedad Intelectual y la Ley de Mecenazgo. 

Para la lucha contra la desigualdad, se crearía un plan de emergencia en el que se instauraría un salario mínimo vital. También se llevarían a cabo pactos como el de la sanidad pública universal, perdido también en los pasados años, y el de Toledo, para asegurar las pensiones. Otro de los importantes puntos sería la realización de un Pacto Nacional contra la violencia de género. 

Por último, en el ámbito de la regeneración democrática, se modificaría la Constitución mediante el consenso en el que debe entrar el Partido Popular y en ninguno de los casos se aceptaría el referéndum secesionista que se plantea desde Cataluña. Se endurecería también las leyes contra la corrupción y se responsabilizaría patrimonialmente a los partidos políticos que, además, tendrían que devolver las subvenciones, ayudas o contratos que se realizaran mediante sobornos. En último lugar, se quiere recuperar la igualdad en el acceso a la Justicia suprimiendo la tasa a las pymes. 

Comentarios