Los trabajadores de la ITV encerrados iniciarán una huelga de hambre si la empresa continúa los despidos

Los trabajadores de la ITV encerrados iniciarán una huelga de hambre si la empresa continúa los despidos

El desencuentro entre la representación legal de los trabajadores del Grupo Itevelesa, la dirección de la empresa y la Junta de Castilla y León sigue patente tras el encuentro mantenido durante la tarde del martes en el edificio del ADE en Arroyo de la encomienda, donde permanecen encerrados desde hace una semana cuatro delegados sindicales, uno de ellos salmantino.

Raúl Lucas Rodríguez -salmantino y presidente del comité intercentros-, Rubén del Río -palentino y secretario del comité intercentros-, José Luis Tejedor -del centro de trabajo de Valladolid- y Daniel de Diego -del centro de trabajo de Aranda de Duero (Burgos)-, por parte del comité intercentros del Grupo Itevelesa, el director general de Trabajo de la Junta, Carlos Díez Menéndez, y el adjunto a la dirección general, Fernando Iván Rodiño, la responsable de Recursos Humanos de la empresa, Claudia Martín, y Fernando Nogués, abogado de la empresa, escenificaron, una vez más, el gran distanciamiento que existe entre las partes en un conflicto que lleva más de tres meses latente. También estuvo presenta en la misma Miguel Ángel Brezmes, responsable de Políticas Industrias de Industria CCOO de Castilla y León.

La propuesta del comité de empresa de retirar todas las convocatorias de huelga y paros parciales a cambio de retomar la negociación y que la empresa readmitiera a los cuatro despedidos (trabajadores de las ITV de Villablino -León-, Ciudad Rodrigo -Salamanca-, Cervera de Pisuerga -Palencia- y Valladolid) y los dos delegados expedientados (del centro de Onzonilla -León- y del de Salamanca) era condición imprescindible. Pues bien, la compañía rechazó esas condiciones y supeditó su decisión a un acuerdo final pero, además, puso sobre la mesa la posibilidad de continuar con otros siete despidos más argumentando la fuerte caída de las inspecciones de vehículos en los 42 centros con que cuenta esa sociedad en la Comunidad. Y así hasta alcanzar los 27 anunciadas hace unos días. Como era previsible, una vez más el distanciamiento fue patente.

Pese a todo, ambas partes se encontrarán de nuevo este jueves, a partir de las 10:00 horas en el Edificio de Soluciones Empresariales de la Consejería de Economía y Empleo (Edificio ADE), ubicado en Arroyo de la Encomienda. Raúl Lucas se mostró partidario de mantener esta nueva reunión con la empresa, aunque espera que el talante sea diferente al mostrado ayer. “Estamos dispuestos a seguir con la vía del diálogo para resolver este conflicto. Eso sí, a tenor de lo que ocurrió ayer, la dirección está cómoda con el conflicto permanente, a pesar de los daños y perjuicios que causan a los usuarios del servicio de las ITV de Castilla y León”, ha manifestado.

Implicación directa de la Junta

La situación está muy tensa y Raúl Lucas ha solicitado que en la reunión se aborde desde el primer momento la retirada de los despedidos para poder avanzar en las negociaciones. “Además, exigimos la implicación directa de la Administración regional para velar por la prestación de un servicio público y para poner cordura en la empresa. No se puede obviar que la propuesta que hemos lanzado de desconvocar la huelga sea rechazada por la empresa una vez tras otra que intentamos negociar, simplemente porque no pueden prevalecer los intereses económicos frente a los de los ciudadanos”, ha señalado.

“Con independencia de la guerra entre la Junta y la empresa, los trabajadores y trabajadoras conocemos las cuentas de la casa. El Grupo Itevelesa destina menos de un tercio al pago de nuestros salarios. Es más, en estos momentos hay margen económico suficiente para no reducir nóminas, ya que durante el primer trimestre de este año se han realizado 9.000 revisiones más a vehículos que en el mismo periodo de 2014. Lo cual supone un incremento de ingresos más que razonable para abonar nuestros emolumentos salariales”, ha argumentado el presidente del comité intercentros.

Raúl Lucas ha indicado, además, que si la postura de Itevelesa es la de presionar con más despidos, y si también se establecen servicios mínimos, “entonces habrá un endurecimiento de las movilizaciones, crecerá la conflictividad y los que estamos aquí dentro iniciaremos una huelga de hambre hasta que nuestro cuerpo aguante”. De momento, continúan con el encierro en el edificio de la Junta en Arroyo.

Comentarios