Las familias con enfermos mentales reclaman más psiquiatras para poder atenderlos

Las familias con enfermos mentales reclaman más psiquiatras para poder atenderlos

Manicomios, casa de locos, psiquiátrico... diferentes acepciones para una realidad que ha cambiado con el sino de los tiempos. En la actualidad no existe un lugar concreto donde internar a los enfermos mentales, de ahí que cuando surge un caso de alguno que genera problemas en la sociedad, se abre el debate sobre cómo atender a estas personas.

Las familias de las personas con enfermedad mental solicitan a la Consejería de Sanidad que amplíe la cobertura sociosanitaria para estas personas. El hecho de que no haya suficientes hospitales psiquiátricos ha provocado que la responsabilidad recaiga exclusivamente en las familias. Su vida es un continuo peregrinar por los servicios sociales y hospitalarios pidiendo infructuosamente que se ingrese y traten a los enfermos clínicamente.

Las asociaciones gestionan centros ocupacionales, centros de rehabilitación, residencias, viviendas supervisadas, centros especiales de empleo y centros de rehabilitación para personas con enfermedad mental, pero también ofrecen un valioso apoyo a las familias teniendo en cuenta que la enfermedad mental aparece en edades cada vez más tempranas.

Protocolo de actuación

La Subdelegación del Gobierno, el Ayuntamiento de Salamanca y la Junta de Castilla y León pusieron en marcha hace cinco años el Protocolo de Atención a Personas con Enfermedad Mental, que sirve para coordinar las acciones entre todas las administraciones implicadas, especialmente en casos críticos y traslados. De esta forma, con una llamada al 112 se puede activar un proceso por el cual un médico puede determinar si el paciente necesita una atención urgente.

El Protocolo de Atención a Personas con Enfermedad Mental pretende servir para coordinar la actuación de todas las instituciones que intervienen con los enfermos y sus familias. A través de la firma del documento, las administraciones local, provincial, regional, nacional y justicia se comprometieron a cumplirlo y a divulgarlo. En él se establecen criterios y reglas para la actuación de los profesionales, que son de gran ayuda en la práctica diaria de sus intervenciones y que permiten la mejora de la calidad en la atención a los pacientes con enfermedad mental.

 

Comentarios