La Guardia Civil desarticula dos redes internacionales de narcotráfico de El Rubio

La Guardia Civil desarticula dos redes internacionales de narcotráfico de El Rubio
El delegado del Gobierno en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrado, acompañado por el subdelegado del Gobierno en Salamanca, Javier Galán, y el teniete coronel Francisco Javier Jambrina, jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Salamanca, han ofrecido los detalles de la operación Kiraly, desarrollada desde el pasado 30 de julio en relación con la banda de Amancio G.C., alias 'El Rubio'. El resultado es la desarticulación de dos redes internacionales de narcotráfico, relacionadas con Venezuela, desde donde llegaba la droga hasta el aeropuerto de Barajas, en Madrid. En total hay quince detenidos y 90 kilos de cocaína incautados.

Como ya informara SALAMANCA24HORAS entonces, aquella madrugada se produjo una redada antidroga en Chamberí y Carbajosa de la Sagrada, siendo detenidas ocho personas. El juez ordenó el ingreso en la cárcel de El Rubio, decretando también prisión para su hijo, E.G.R., su principal lugarteniente, E.B.C., el sobrino de éste, J.M.C., y un miembro de un clan vallisoletano tras una operación en la que se incautaron dos kilos y medio de droga. Sin embargo, el hijo y el sobrino quedaron en libertad al aportar una fianza de 6.000 y 15.000 euros, respectivamente. Por su parte, de las cuatro mujeres detenidas también durante la operación antidroga, tres quedaron en libertad. Unas con cargos tras depositar una fianza o bien al no haber pruebas inculpatorias, como en el caso de una quinta mujer. Sólo una de ellas, la mujer de E.B.C., entró en prisión al decretar el juez su ingreso en la cárcel de forma provisional y sin fianza.

En la primera fase de la operación, los agentes detuvieron a El Rubio, al que le incautaron dos kilos de cocaína que llevaba en el interior de su vehículo cuando se disponía a transportar la droga que había recepcionado de otra organización afincada en Madrid hasta un 'piso franco' que tan solo conocían sus familiares más directos. Para su detención, los agentes tuvieron que disparar a las ruedas del vehículo donde viajaba el narcotraficante junto a uno de sus lugartenientes L.M.L., alias 'Dodotis' (responsable de la distribución de droga en Valladolid), ya que intentó atropellarlos. 

Además, durante esta fase se realizaron 10 registros en domicilios de Salamanca y de las localidades madrileñas de Alcalá de Henares y Nuevo Baztan, en los que se intervinieron grandes cantidades de cocaína, speed y metanfetamina, así como dinero en efectivo, armas de fuego, vehículos de gama media-alta, joyas. Asimismo, se ha desarticulado un laboratorio para la elaboración de droga de síntesis. 

Droga a través de maletas sin pasajero

En una segunda fase se ha desarticulado la red que se encargaba de introducir la droga desde Sudamérica a territorio nacional a través del aeropuerto de Madrid-Barajas. Los agentes han intervenido 4 maletas con 88 kilos de cocaína de gran pureza. Además, se han realizado cuatro registros en viviendas en Madrid y Uceda (Guadalajara) donde se intervinieron grandes cantidades de dinero en efectivo tanto en euros como en dólares americanos, así como armas de fuego.

La organización situada en Madrid, también desarticulada en la operación Kiraly, adquiría la droga a través de envíos periódicos que recibían desde el aeropuerto de Caracas (Venezuela). La cocaína venía en maletas etiquetadas como 'rush', transporte sin pasajero asociado, en vuelos directos al aeropuerto de Madrid-Barajas. Estos equipajes eran recepcionados por personal de esta red que trabajaba en el aeropuerto. Tras recogerlos directamente de las bodegas de los aviones los desviaban de su conducto normal antes que pasaran por los escáneres de la Guardia Civil para entregarlos a otros miembros de la organización que posteriormente se los hacían llegar al grupo liderado por “El Rubio”.
 
Finalmente, en la tercera fase se ha detenido a C.E.G.A., de 38 años de edad, máximo responsable de esta organización criminal que introducía la droga en España a través del aeropuerto de Madrid-Barajas. Se trata de un ciudadano colombiano que llevaba más de seis años en España en situación irregular. Por otro lado, se llevó a cabo un registro en su domicilio, situado en una urbanización de lujo de Madrid, donde se le intervinieron casi 2,5 kilos de cocaína, así como material necesario para el corte de la droga y básculas de precisión. 

La investigación continúa abierta por lo que no se descartan nuevas detenciones. Los detenidos han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción nº2 de Salamanca, quien dirige la investigación.

Comentarios
Lo más