El pleno aprueba dos modificaciones urbanísticas

El pleno aprueba dos modificaciones urbanísticas

El Pleno del Ayuntamiento de Santa Marta arrancó este jueves con la aprobación de dos modificaciones urbanísticas con el apoyo mayoritario de los votos del equipo de Gobierno y las discrepancias de los concejales de una parte de la oposición, que optaron por abstenerse -sobre todo en el caso de la llamada 'Parcela de Anaya'- al entender que va contra los principios urbanísticos históricamente defendidos por ellos. Desde UPyD se apuntó a errores subsanables que mejorarían la orientación de esos cambios urbanísticos que también afectan a otra parcela próxima al Hotel Regio.

Mociones

En el capítulo de mociones, el Partido Socialista expuso la necesidad de apoyar el refuerzo de la financiación pública destinada a garantizar la alimentación de las personas más necesitadas. Pese a la diferencia de matices, UpyD e Izquierda Unida optaron por resapaldar la propuesta "porque va en la línea de dedicar recursos por parte de las administraciones a gente necesitada, que también hay en este pueblo". En esa línea propusieron, incluso, la creación de una partida nueva "para necesidades benéficas y asistenciales". 

Por su parte, la concejala Marta Labrador recordó que tras la suspensión a finales de 2013 del fondo especial que la Unión Europea venía destinando a estos aspectos, el Gobierno de España ha habilitado una partida de 40 millonesde euros para cubrir unas necesidades que, de otro modo, no hubieran quedado cubiertas. España articuló esta medida transitoriade que han supuesto la adquisición de 50 millones de kilos de alimentos, matizó la edil pese a lo que fue acusada por el PSOE, en su calidad de representante del PP, de ser insensible en estos temas dado que la gente en situación de riesgo de exclusión social "se ha multiplicado en tres años" y el objetivo es que en 2015 "no haya ninguna persona con necesidades que pase hambre". Finalmente, la moción fue desestimada.

La reunión plenaria también echó para atrás la moción socialista relativa al plan de dinamización del pequeño comercio. En este aspecto las diferencias entre equipo de Gobierno y oposición también fueron notables pues mientras el primero acusó a los comerciantes de implicarse poco, renunciar a la participación y no proponer iniciativas dejándose llevar únicamente por las acciones planificadas desde el Ayuntamiento desde el año 2007, el segundo reiteró la necesidad de realizar acciones comerciales puntuales en época navideña para evitar el paulatino cierre de las tiendas de la localidad. La realización de ferias específicas y mercadillos, recordaron, beneficiaría a toda la población al favorecer el flujo económico en el término municipal e iría más allá de la puesta en marcha de una web o la creación de una asociación, medidas articuladas ya por el Ayuntamiento y que, sin embargo, no están dando los resultados deseados.

La tercera de las mociones de la sesión plenaria emanó desde Unión, Progreso y Democracia, quien reclamó el respaldo de los concejales a la propuesta de que todos los grupos municipales rindan cuentas dado que, por Ley, reciben dinero público en función de su representatividad (UPyD 3.600 euros anuales, IU 4.800 euros, PSOE 7.200 euros y 14.400 euros del PP). Tanto IU como el PSOE propusieron la retirada de la moción para matizarla pese a estar de acuerdo con el tono general pues, al igual que el equipo de Gobierno, discrepaba en alguno de los cinco puntos que la componen, principalmente en los relativos a la rendición de cuentas al interventor y a la necesaria, a juicio de UPyD, modificación del Reglamento de Organización Municipal (ROM). El portavoz de la formación accedió a retirarla en busca del consenso para volver a presentarla durante el último pleno del año.

Comentarios
Lo más