“Para comprender el Zangarrón hay que vivirlo, cualquiera diría que estamos locos”

“Para comprender el Zangarrón hay que vivirlo, cualquiera diría que estamos locos”

Tiene 19 años y desde enero sabía oficialmente que era el quinto elegido para representar el Zangarrón de su pueblo. Confiesa haber sentido muchos nervios pero se enorgullece de haber cumplido un sueño que “desde pequeño llevaba en la sangre”. 

-Una vez que ya ha pasado todo… ¿cómo se siente?
-Emocionado, satisfecho… con mucha alegría. Es algo que desde pequeño llevas en la sangre y creo que a la gente le ha gustado como lo he hecho. Los comentarios que he escuchado por el pueblo te emocionan, es muy diferente vivirlo desde fuera que ser tú el protagonista. Ha sido ‘lo más’.

-Cuéntenos cómo fue su día. 
-Me levanté a las seis de la mañana y a las seis y cuarto ya estaba siendo vestido por un amigo y por mi tío José Javier, quien ya fue Zangarrón en su día y quien me dio sabios consejos. A las siete tomé las sopas de ajo y a las ocho salí de casa hasta las cuatro y media o cinco que regresé, no era muy consciente de la hora que era, sinceramente. 

-¿Cuáles han sido los momentos que ha vivido con mayor emoción?
-Las vísperas, el momento en el que te están vistiendo y una vez que ya has finalizado el recorrido.

-¿Cómo explicaría o definiría esta tradición?
-Hay que vivirla o verla. A cualquiera que le dices que es alguien que se pone un traje y va dando palos por el pueblo te dice que estamos locos. Pero no. Es una fiesta muy bonita, donde hay baile en la calle, y es una tradición que se ha transmitido de generación en generación. Podremos tener más fiestas, pero cuando es el Zangarrón, el pueblo se llena de gente. Hay que venir a verlo y vivirlo. 

-¿Qué tiene de especial el Zangarrón de Sanzoles respecto a otras mascaradas?
-A cada pueblo le gusta la suya pero yo creo que la de Sanzoles es la más bonita y la más dura. Hay que tener en cuenta el traje pesa, se corre mucho y tienes que bajar dando palos.

-¿Cómo se prepara un Zangarrón?
-Un Zangarrón debe tener un buen fondo físico. Por eso yo llevo saliendo a correr 16 o 18 kilómetros cuatro días a la semana desde hace cuatro meses y los días que no he salido a correr he ido al gimnasio.

-¿Qué consejo le daría a los futuros Zangarrones?
-Le mandaría un mensaje de mucho ánimo y les aconsejaría prepararse tanto física como mentalmente.

Comentarios