La Junta de Personal del Complejo Asistencial de Salamanca denuncia la mala gestión que se está produciendo y que está suponiendo que los pacientes tengan que soportar largas esperas en el Servicio de Urgencias del Hospital Clínico de Salamanca, lo que se ha convertido en parte del funcionamiento normal.

Añade que también se ha convertido en algo habitual el continuo cierre de camas sin importar las consecuencias para los pacientes y para los profesionales. Las últimas que se han cerrado son diez cunas en neonatos “y esto se hace siempre en aras del ahorro económico, en detrimento de la calidad asistencial y de la conciliación de la vida familiar de los trabajadores del Complejo Asistencial”. 

“Más de la misma mala gestión que en verano, la cual llevó a nuestro maltrecho hospital al borde del caos cuando el servicio de Ginecología se vio obligado a abrir camas después de haber sido cerradas varias veces por orden de la gerente del Complejo Asistencial, sin un plan de acción ni el personal habitual de esas unidades”, añade la Junta de Personal.

Además, recuerda a la gerente que los pacientes y sus patologías no entienden de ahorro económico y que los profesionales llevan varios años haciendo un esfuerzo para que la calidad asistencial no disminuya en detrimento de la conciliación de su vida familiar. “No podemos jugar con los profesionales, hay que respetar unas condiciones de trabajo adecuadas y debemos proporcionar a los usuarios de la sanidad de la provincia de Salamanca la calidad asistencial que se merecen. La situación se hace insostenible”, concluye, dejando la puerta abierta para medidas de presión si no se solucionan estos problemas.

 

Comentarios