El Consejo de Ministros ha aprobado varios acuerdos por los que se destinan 385 millones de euros a las Comunidades Autónomas para el desarrollo de medidas y programas de mejora del sistema educativo. Destaca el primer Programa de Apoyo y Refuerzo para la reducción del abandono educativo temprano.

En concreto, se contemplan medidas preventivas dirigidas a aumentar el porcentaje de alumnos que finaliza con éxito la Educación Secundaria Obligatoria. Destaca el etablecimiento de estrategias concretas en los centros de educación primaria y secundaria para la identificación del alumnado con dificultades de aprendizaje,  tales como desdobles de clases en pequeños grupos y atención personalizada dentro y fuera del horario escolar, reforzando las actuaciones de los Departamentos de Orientación y los programas de acompañamiento, apoyo y seguimiento académico. 

También la realización de programas específicos en aquellas zonas y colectivos en los que se dan las mayores tasas de abandono escolar, favoreciendo la cooperación y coordinación con diferentes entidades y administraciones locales y regionales mediante el establecimiento de planes conjuntos de actuación, convenios, etcétera. 

Otras medidas se centran en la orientación y seguimiento dirigidas a recuperar al alumnado que ha abandonado el sistema educativo. El objetivo es fomentar unidades de orientación para seguimiento y apoyo de jóvenes desescolarizados, entre 16 y 24 años, a través de los centros de educación de adultos y corporaciones locales para favorecer su reincorporación al sistema mediante el establecimiento de programas flexibles conducentes a la titulación básica.

Por ejemplo, se contemplan convenios de colaboración con entidades y otras instituciones para la realización de proyectos específicos (aulas de actividades lúdico-deportivas y de ocio saludable, talleres prelaborales, etcétera) en zonas de mayor riesgo de exclusión social y abandono escolar, que favorezcan la captación de estos jóvenes y su reinserción en el sistema educativo. También ofertas educativas para jóvenes que han abandonado el sistema educativo, dirigidas a la obtención de una formación y titulación reglada de educación secundaria postobligatoria. 

Otras propuestas son programas de escolarización compartida mediante acuerdos con el sector empresarial, que faciliten la formación y cualificación profesional de jóvenes trabajadores con baja cualificación o sin ella; programas presenciales de formación reglada que contemplen la flexibilización y adecuación de la organización escolar para favorecer la permanencia y/o continuidad en los estudios de jóvenes con empleos temporales o discontinuos; y programas específicos para zonas y colectivos que presentan alta tasa de abandono y que persiguen la reincorporación al sistema educativo, y su promoción dentro del mismo, de la población comprendida entre los 16 y 24 años.

Comentarios