El Servicio de Separación Celular, un nuevo apoyo para los investigadores biomédicos

El Servicio de Separación Celular, un nuevo apoyo para los investigadores biomédicos
El Servicio de Separación Celular de Nucleus, la Plataforma de Apoyo a la Investigación de la Universidad de Salamanca, es de muy reciente creación, ya que se puso en marcha en 2011. Sin embargo, es heredero directo de la experiencia del Servicio General de Citometría y del Servicio Banco Nacional de ADN, que también forman parte de la plataforma, y que han crecido y evolucionado hasta hacer imprescindible la creación de una nueva unidad que se encargue específicamente del ámbito de la separación de células, una técnica que se emplea en numerosos procesos e investigaciones del ámbito biomédico.
 
La citometría consiste en analizar diferentes propiedades de las células de una determinada muestra biológica, pero en algunos casos esto no es suficiente para los especialistas, que necesitan aislar un tipo de células específico para poder estudiarlas al detalle. Por eso, uno de los servicios que demandan los investigadores biomédicos es la separación física de determinadas células con respecto al resto de una muestra.Este trabajo lo pueden hacer los citómetros, es decir, los aparatos que se emplean para analizar las células. De hecho, el Servicio de Separación Celular cuenta con un nuevo citómetro de alta tecnología cuyo precio de mercado es de 350.000 euros y que, además de realizar el análisis, puede purificar hasta cinco tipos de células diferentes simultáneamente.
 
Técnicas
 
Además, “existen otras técnicas, métodos y equipamientos para realizar esta separación”, explica Alberto Orfao, que es responsable tanto del Servicio General de Citometría como del Servicio de Separación Celular. Por ejemplo, algunos equipos seleccionan las células que se quieren separar y les adhieren sondas que pueden ser anticuerpos monoclonales que portan hierro. Al hacerlas pasar por un campo magnético, las células unidas a estos anticuerpos se separan del resto, que continúan su camino. El nuevo servicio cuenta con equipos basados en citometría de flujo, pero también con uno de estos equipos de separación inmunomagnética, que tiene la ventaja de permitir la separación celular en muestras de gran volumen.
 
Disponer de las dos tecnologías hace que se pueda ofrecer un mejor servicio. A partir de una misma muestra se pueden purificar múltiples poblaciones celulares simultáneamente, obteniendo una pureza muy elevada de las células de interés y la cantidad suficiente para realizar después investigaciones genómicas, transcriptómicas o proteómicas.
 
Gran demanda
 
"La demanda ha crecido muchísimo en este campo y requiere un gran desarrollo tecnológico", asegura Alberto Orfao. Por eso, los responsables de NUCLEUS decidieron darle entidad propia a esa parte del trabajo que se venía desarrollando en Citomatría a partir de los recursos humanos y tecnológicos que ya formaban parte de este servicio, porque a algunos usuarios lo que les interesa no es analizar células, sino separar las que se encuentran en una determinada mezcla.De hecho, entre los principales clientes está el propio Banco Nacional de ADN, que al igual que este servicio también tiene su sede provisional en el Centro de Investigación del Cáncer (CIC) y que habitualmente necesita separar las células tumorales de las que no lo son dentro de una determinada muestra.
 
En realidad, el objetivo de los científicos de estas áreas relacionadas con servicios para la investigación celular es que todo este trabajo se pudiera estructurar mejor con la creación del Centro de Caracterización de Recursos Biológicos, un proyecto de la Universidad de Salamanca que en parte se ha paralizado por el momento debido a la crisis económica, pero que sigue dando pasos para tener una gran infraestructura que no sólo almacene muestras de ADN humano, como hace el actual Banco Nacional, sino que se amplíe a animales, plantas y todo tipo de organismos y puedan ser analizadas en Salamanca.
Comentarios
Lo más