El Gobierno asegura que siete de cada diez contribuyentes pagarán menos impuestos con la reforma fiscal

El Gobierno asegura que siete de cada diez contribuyentes pagarán menos impuestos con la reforma fiscal
El delegado del Gobierno en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano, ha presidido este miércoles en Salamanca la Comisión Territorial de Asistencia, de la que forman parte los nueve subdelegados provinciales: José Luis Rivas por Ávila, José María Arribas por Burgos, Juan Carlos Suárez-Quiñones por León, Luis Migue Cárcel por Palencia; Pilar Sanz por Segovia; María José Heredia por Soria; José Antonio Martínez por Valladolid; Clara San Damián por Zamora; y el anfitrión, Javier Galán por Salamanca.

Ruiz Medrano asegura que la reforma tributaria que impulsa el Gobierno rebaja los impuestos, sobre todo para las rentas bajas y medias. Así, miles de contribuyentes dejarán de pagar impuestos a partir de enero de 2015 y siete de cada diez pagarán menos impuestos, en torno a un 23% de media. “La reforma simplifica los impuestos, rebaja retenciones e impulsa la competitividad de las empresas con nuevos incentivos. El tipo de retención de los autónomos con menores rentas se reduce del 21% al 15% desde este mes de julio. Y el acceso al sistema de módulos se limita, en general, por debajo de 150.000 euros de ingresos y gastos”, añadió.

La reforma introduce un aumento de los mínimos familiares en el IRPF, de hasta el 32%, y tres nuevos ‘impuestos negativos’ o categorías de beneficios sociales para familias y personas con discapacidad. Operarán para familias con hijos dependientes con discapacidad, familias con ascendientes dependientes y familias numerosas (3 o más hijos, con 2 hijos y uno discapacitado).

 
En cada uno de los casos recibirán 1.200 euros anuales, que se podrán recibir de forma anticipada a razón de 100 euros mensuales. Estos ‘impuestos negativos’ son acumulables entre sí y al actual de igual cuantía (100 euros mensuales) que perciben las madres trabajadoras con hijos menores de tres años. La suma de todos los beneficios sociales podría llegar hasta los 6.000 euros.
 
Contribuyentes medios
 
En el caso de una familia con dos hijos y con unos rendimientos de trabajo de 25.000 euros anuales (ejemplo renta media), la rebaja será del 13,9% de su cuota líquida. Esta llegará al 100% (dejará de tributar) para los contribuyentes que ganen menos de 12.000 euros al año.
 
El aumento de los mínimos familiares y la aplicación de ‘impuestos negativos’ para ganar en equidad, se refleja sensiblemente en la cuota a pagar. Un contribuyente con un hijo con discapacidad y que perciba 17.000 euros por rentas del trabajo verá reducida su cuota líquida a pagar en un 63,1%. Una familia con tres hijos y con unos rendimientos del trabajo de 40.000 euros al año pagará un 17,8% menos. Una familia con dos hijos (uno de ellos menor de tres años) y unos ingresos salariales de 22.000 euros, pagarán un 48,1% menos.
 
Dación de la vivienda, exenta
 
Con objeto de elevar la equidad, el IRPF introduce otros conceptos como la exención de la ganancia patrimonial derivada de la dación de pago de la vivienda habitual. Estará exenta también la conocida como plusvalía municipal. Además, con el mismo objetivo de elevar la equidad, se limita la exención por indemnización por despido. Se establece un mínimo exento de 2.000 euros por año trabajado para beneficiar en mayor medida a los sueldos medios y bajos.
 
Bajada de retenciones
 
La rebaja del IRPF implicará la bajada generalizada de retenciones. Para autónomos será de mayor calado. El tipo de retención del autónomo profesional, con rentas inferiores a 15.000 euros anuales se reduce del 21% al 15%. Este paso se hará de forma inmediata, vía decreto-ley. Además, el tipo general se reduce del 21% al 20%. De igual forma, se mantiene el tipo de gravamen reducido del 15% para empresas de nueva creación, incluido en la Ley de Emprendedores.
 
Limitación de módulos
 
El nuevo IRPF introduce una simplificación del régimen de estimación objetiva (módulos). De esta forma, se rebaja el umbral de exclusión, de 450.000 a 150.000 euros de ingresos, y de 300.000 a 150.000 euros de gastos. Se excluyen las actividades que facturen menos de un 50% a personas físicas. Quedan excluidas las actividades a las que se aplica el tipo de retención del 1% como las actividades de fabricación y construcción. Permanecerán en módulos actividades como la restauración, servicio de taxi, agricultura y ganadería.
Comentarios