El sector del juego en la región cifra en un 60% su caída de ingresos por la crisis

El sector del juego en la región cifra en un 60% su caída de ingresos por la crisis
El sector de juego en Castilla y León ha cifrado en un 60 por ciento la caída de ingresos que ha sufrido en los últimos años por la crisis. Esta cifra, así como la petición de una fiscalidad “más ventajosa” para soportar la crisis, se dieron a conocer en la presentación del IX Congreso del Juego de Castilla y León. El director de Ordenación del Territorio y Administración Local de la Junta, Luis Miguel González Gago, resaltó que el sector del juego, que está siendo “duramente castigado” por la crisis, tiene un gran preso en la economía regional, dado que además de generar unos tributos anuales de 70 millones de euros para las arcas regionales, del mismo dependen 3.000 empleos repartidos en 442 empresas.
 
En la región, según los datos de la Junta, existen tres bingos (Boecillo, Salamanca y León), 21 bingos, 48 salones de juego y más de 15.750 máquinas tragaperras. Por otra parte, bien por orden judicial o bien por petición propias, 620 castellanos y leoneses no pueden entrar en ninguna sala de juego al figurar en el registro de prohibidos. González Gago, que reconoció la petición del sector de rebajar los tipos impositivos, destacó que en los últimos años la Junta, además de congelar la tributación, ha introducido ventajas fiscales unidas al mantenimiento del empleo.
 
El presidente de la Asociación de Empresas y Máquinas Recreativas de Castilla y León, Antonio González, explicó que cada máquina 'tragaperras' paga 3.600 euros al año en impuestos, algo “muy costoso” en época de crisis, por lo que solicitó una nueva fórmula de tributación en función del 'win', es decir, la cantidad recaudada por la máquina menos los premios. En este sentido, González Gago apuntó que la propuesta se estudiará, aunque matizó que en ninguna comunidad se tributa por este sistema, y que algunos empresarios del sector no están de acuerdo con este sistema.
 
Mientras tanto, el representante de los tres casinos de Castilla y León, Javier Herrero, como el presidente de la asociación regional de bingos, José Ballesteros, coincidieron en señalar que es necesario introducir modificaciones tributarias para que un sector que ha visto como sus ingresos se han reducido un 60 por ciento pueda “sobrevivir” a la crisis.
Comentarios
Lo más