La tercera parte de los ciudadanos endurecería las leyes de consumo y venta de alcohol

La tercera parte de los ciudadanos endurecería las leyes de consumo y venta de alcohol

Un 30% de los españoles endurecería aún más las leyes restrictivas referentes al consumo y venta de alcohol mientras que un 55,3% las considera adecuadas. Por el contrario, un 11,9% opina que habría que suavizarlas (10,1%) o abolirlas (1,8%). Estos son algunos de los datos que arroja la investigación “La percepción social de los problemas de drogas en España, 2014” -realizada por la FAD (Fundación de Ayuda contra la Drogadicción) gracias a la financiación de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas. 

El estudio aborda cómo ha variado la percepción social de los consumos de drogas entre los españoles de 15 a 65 años y su postura frente a ellas en las últimas dos décadas gracias a la comparación establecida con los dos estudios previos realizados por la FAD en 1999 y 2004.

Son los varones, y muy claramente los menores de 30 años quienes se muestran más partidarios de suavizar o abolir las leyes relativas al alcohol, al igual que quienes tienen estudios universitarios. Por otro lado, alrededor del 55% considera importante restringir la publicidad, dato que se mantiene más o menos como en 2004. Sin embargo, probablemente al hilo de la disminución del impacto en la percepción de los problemas de convivencia que causa el consumo de fin de semana, ha perdido fuerza relativa la apelación a leyes “anti-botellón” (que apoya actualmente el 37,4%, frente al 44,8% en 2004). 

Consumo de tabaco

En cuanto al tabaco, una mayoría del 61% considera muy adecuadas las leyes restrictivas del consumo de tabaco. El 21,4% considera que habría que suavizarlas (16,9) e incluso abolirlas (4,5) y un 15,5% cree que deberían ser más duras. En general son los menores de 50 años quienes las consideran más adecuadas, aunque la tendencia se quiebra entre los 23 y 30 años que creen, que habría que suavizarlas e incluso abolirlas. 

Peligrosidad y percepción social

En las drogas legales, el porcentaje de quienes las consideran muy peligrosas en la actualidad es menor que hace diez años (un 7% menos el alcohol, y más de un 12% menos el tabaco). En torno a la mitad consideran muy/bastante peligroso al alcohol (55,7%) y al tabaco (47,6%). La percepción de peligrosidad de las distintas sustancias es alta también en todos los casos, aunque los jóvenes muestran, para todas ellas, una visión algo menos problematizadora que los adultos. Especialmente cuando se trata de las drogas legales, con diferencias porcentuales que alcanzan casi los 20 puntos en la proporción de quienes las considera muy o bastante peligrosas: 34 y 39%, respectivamente entre los 15 y 22 años y los 23 y 30, frente al 52% de los adultos cuando se trata de la peligrosidad del tabaco; 42% y 49%, también respectivamente, frente al 59% de los adultos en el caso del alcohol. 

Respecto a estas dos sustancias se comprueba que es más de la mitad en cada uno de los grupos de jóvenes quienes relativizan la peligrosidad máxima, y más aún cuanto menor es la edad. Se aprecia que cuanto menor es la edad es mayor la creencia de que el alcohol se puede controlar (según el 26% entre los 15 y 22 años y el 25% entre los 23 y 30, frente al 20% entre los adultos). La percepción de que el alcohol es seguro y no peligroso es superior entre los más jóvenes, y muy inferior entre los jóvenes de mayor edad, incluso por debajo de los adultos (5,5%, 3,9% y 4,4%, respectivamente).

No son significativas, sin embargo, las diferencias en las posiciones respecto a la legislación sobre el tabaco, con una mayoría próxima al 75% de la población que las apoya e incluso las endurecería, y un 22% partidario de suavizarlas o abolirlas. Mucho más clara es la diferencia de posiciones respecto a las leyes relacionadas con el consumo de alcohol, que afecta fundamentalmente a las restricciones en el consumo público y el de los menores de edad: el 24% de menores de 23 y el 21% de los jóvenes de entre 23 y 30 años, se muestra partidario de suavizar o abolir estas leyes, frente a un escaso 8% entre la población adulta.

Comentarios
Lo más