Detenido un ladrón que simulaba tener una pistola con un encendedor de cocina tras tres atracos en quince minutos

Detenido un ladrón que simulaba tener una pistola con un encendedor de cocina tras tres atracos en quince minutos
Sobre las 20:00 horas del domingo asaltó a un joven en un cajero de la carretera de Ledesma, pero le dio una patada en la mano que portaba el arma y el ladrón huyó. Minutos después intentó atracar a la empleada de un bazar chino en la calle Fray Luis de Granada, pero se revolvió con la ayuda de un cliente. El ladrón huyó hacia un bar de la plaza de Carmelitas, donde saltó la barra para intentar otro atraco, pero fue reducido por el dueño y varios clientes. La Policía Nacional lo detuvo entonces

La Policía Nacional ha detenido en un establecimiento de hostelería de la plaza de Carmelitas a un hombre de 47 años como presunto autor de tres delitos de robo con intimidación, todos ellos en grado de tentativa, perpetrados en apenas unos quince minutos.

Según informa la Comisaría de Salamanca, sobre las 20:00 horas del domingo los agentes acudieron avisados por el 091 hasta un bazar chino de la calle Fray Luis de Granada, donde al parecer un individuo estaba atracando a una empleada. Al dirigirse al lugar, fueron informados de que el individuo había salido huyendo hacia la Plaza de Carmelitas. Allí había entrado en la tienda y había amenazado con un objeto a la empleada, solicitándole que le entregara el dinero de la caja registradora. Como se negó, forcejeó con ella hasta que llegó un cliente y entonces el ladrón huyó.

Mientras, otras patrulla policial recibió una llamada alertando de que un individuo había sido sujetado por el dueño y clientes de un establecimiento de hostelería de la plaza de Carmelitas. Era el mismo ladrón, quien había entrado hasta el interior de la barra, amenazándole con un objeto que parecía el cañón de una pistola y manifestándole que le diera el dinero o le pegaba un tiro.

Tras la detención, en el cacheo de seguridad se intervino en su poder un encendedor de cocina, que tiene la parte superior en forma de cañón, circunstancia aprovechada por el autor para utilizarlo como instrumento intimidatorio.

Cuando los agentes comparecían en dependencias policiales de la calle Jardines para dar cuenta de los hechos, constataron que el detenido había intimidado también a un joven, sobre las 19:50 horas, cuando sacaba dinero de un cajero en la carretera de Ledesma, junto a la calle Príncipe, acercándose por detrás tras cubrirse la cabeza con una capucha. La víctima en este caso propinó una patada en la mano del ladrón, que huyó del lugar.

 

Comentarios
Lo más