Concursos morfológicos en busca de 'miss' y 'mister'

Concursos morfológicos en busca de 'miss' y 'mister'
Cepillos para levantar el pelo del lomo, refrescantes manguerazos para limpiar suciedad y evitar olores, esponjas para sacar brillo a las orejas o cuernos afilados a navaja. Antes de la apertura al público general las naves de ganado son un hervidero, un constante ir y venir de profesionales preocupados porque los ejemplares que presentan en Salamaq 2014 luzcan por encima de los demás. 

Los animales, pacientes, apenas protestan acostumbrados a unos mimos más que necesarios cuando sus dueños intentan conquistar no solo al jurado sino, en muchos casos, también a los futuros compradores. Tras cada concurso morfológico se esconde una discreta ambición de prestigio que revaloriza los ejemplares de la ganadería triunfadora. Ganar en Salamanca representa un notable espaldarazo si se tiene en cuenta que no existe en España una feria ni de estas dimensiones ni de estos niveles de calidad fruto de una mejora genética más que palpable a lo largo de los 26 años de historia de una exposición internacional de ganado puro en la que aspiran a participar todos los que son o quieren ser algo en el sector. 

A lo largo de todo el día, cientos de ejemplares fueron luciendo sus mejores galas en el marco del vigesimosexto certamen de la raza charolesa, el vigesimotercero de limusina y el trigesimoprimero de morucha. A medida que avanzaban las horas, las gradas iban llenándose de espectadores que, más allá de la curiosidad, en Salamanca son un público muy entendido, lo que obliga a los ganaderos a echar el resto.

Pero si importante es la mirada de los visitantes, admirados por los animales que se pueden ver en Salamaq, mucho más determinante resulta la implacable atención de unos jueces que valoran hasta el detalle más nimio. Ellos, que en algunos casos llegan a Salamanca desde fuera de España, también son conscientes de la trascendencia que su decisión en Salamanca puede suponer para quienes son ya líderes del sector pero que siguen trabajando por no perder desa situación de preponderancia. 

 
 
Comentarios
Lo más