El 90% de los tumores de próstata se diagnostica en fases tempranas

El 90% de los tumores de próstata se diagnostica en fases tempranas

El cáncer de próstata es detectado en 22.000 españoles cada año siendo el más frecuente en hombres y el segundo en mortalidad. Mismos datos se pueden ver en Castilla y León, donde se estima que hay 88 varones afectados por la enfermedad de cada 100.000 habitantes. Estas cifras preocupantes, sin embargo, tienen sus datos positivos en los últimos años. La actualización del Registro Nacional de Cáncer de Próstata en el que han participado 24 hospitales públicos y más de 4.000 varones arroja que el 90% de los mismos se detectan en fases tempranas por lo que la supervivencia global se ha incrementado en los últimos años hasta el 92,4% a los tres años.

Esto es lo que ha asegurado el coordinador del Grupo de Trabajo de Urología Oncológica de la AEU, Miguel Unda, en el seno del LXXX Congreso Nacional de Urología, que se celebra por segunda vez en Salamanca. Él mismo ha asegurado que esta detección temprana ha sido causada por el antígeno prostático en sangre (PSA), efectivo desde los años noventa. Anteriormente, de hecho, el 80% de los casos se detectaban en estadios finales.

Unda ha querido concienciar a la sociedad de la importancia de realizarse revisiones a partir de los 40 años y, desde los 50, que estas sean muy asiduas. Ha recordado, además, que aquellos con antecedentes familiares deben tener más cuidado. Además del PSA, la detección del tumor se realiza a través de un tacto rectal, aunque se están investigando nuevos tratamientos y marcadores que mejoren la especificidad del PSA. 

Sobre la prevención, el coordinador del Grupo de Trabajo de Urología ha afirmado que la alimentación o el tabaco son factores importantes aunque no determinantes. Así, llevar una dieta equilibrada desde niños y no fumar son hábitos beneficiosos para el cáncer de próstata o cualquier otra patología oncológica. 

Los síntomas no se diferencian con respecto a los de una persona sana por eso se incide en la importancia de las revisiones periódicas. Los tratamientos, además, que se pueden llevar a cabo son muchos y variados, en función de la fase del tumor. Estos no suponen un gasto superior al Estado como sí lo hacen otros tipos de cánceres en el ámbito urológico como el de vejiga o el de riñón, cuyos tratamientos se reducen casi únicamente a la cirugía. 

Comentarios
Lo más