Apuesta por un sistema que garantice la igualdad de acceso

Apuesta por un sistema que garantice la igualdad de acceso

La primera de las pruebas a las que se enfrentan los opositores es eliminatoria y se estructura en dos partes, una de carácter teórico y un ejercicio práctico. Solo si se supera ésta, se puede pasar a la siguiente prueba.

Los representantes sindicales no comparten el sistema actual porque no garantiza la igualdad de acceso y aseguran que no selecciona a los mejor preparados. Así lo confirma Nicolás Ávila, presidente de ANPE, “es un sistema muy subjetivo, además un mismo examen en diferentes Comunidades es distinto y no sirve para seleccionar a los mejores”.

Así, Ávila alega que en Salamanca hay 12 tribunales compuestos por 5 miembros cada uno, “y nunca van a poder utilizar los mismo criterios por muy bien que se coordinen”, a lo que añadió que “sin dudar de la profesionalidad de los tribunales”. Por ello piden “un sistema objetivo que mida los conocimientos y durante la fase práctica se puedan ir viendo las dotes”.

Para Federico Martín, de CSI-F, el sistema de oposición “ha de cambias con unos criterios que garanticen la igualdad de acceso y se valores méritos y capacidad”, a lo que añade que esta revisión tienen que hacerla técnicos “y no políticos”.

Desde CCOO aseguran además que las Comunidades que no son del PP tras las elecciones “se plantean obstaculizar la aplicación de la LOMCE” y que se ha mantenido un sistema de prueba que debería ser revisado porque “genera diferencias entre las Comunidades”.

Para STE Salamanca el sistema “no está acorde con la nueva Ley” y debería modificarse. Aunque no tienen todavía un modelo determinado, sí que han planteado “que los interinos fueran por un lado y los libre por otro”.

También desde UGT aseguran que el sistema de oposición “no es justo, debería ponderarse más la programación de las unidades didácticas más que la memorización de un temario”.

Fases de la oposición   

La fase de oposición consta de dos pruebas de carácter eliminatorio, cada una de ellas estructurada en dos partes. La primera de ellas esta compuesta por un ejercicio consistente en desarrollar por escrito un tema elegido del temario oficial por el aspirante entre dos, tres o cuatro temas, en función de la extensión del temario de cada especialidad, extraídos al azar, y por otro, de carácter práctico, para comprobar que el candidato posee la formación científica y el dominio de las habilidades técnicas de la especialidad. El aspirante deberá superar esta primera prueba para poder pasar a la siguiente.

En la segunda prueba, el candidato deberá defender una programación didáctica que haga referencia a un área, materia o módulo relacionados con la especialidad; y posteriormente, tendrá de realizar una exposición oral de una unidad didáctica elegida entre tres de la programación, a fin de comprobar la aptitud pedagógica del aspirante.

Si el aspirante supera la fase de oposición, pasará a la fase de concurso en la que se valorarán los méritos que haya aportado. La ordenación de los aspirantes vendrá determinada por la suma de las puntuaciones de ambas fases teniendo en cuenta que la de la fase de oposición se pondera 2/3 y la de concurso 1/3.

Comentarios
Lo más