El malestar de muchos padres cuyos hijos se encuentran ingresados en el hospital Clínico es palpable durante estos días. La falta de previsión de la gerencia ha puesto a los trabajadores, hablando coloquialmente, a los pies de los caballos, pues no dan abasto para atender la creciente demanda de niños que presentan síntomas de enfermedad.

Desde la gerencia del complejo hospitalario se pone como excusa que se ha atendido a un centenar más de niños que el año pasado porque hay un brote de bronquiolitis infantil. Pero “los padres no queremos explicaciones, queremos soluciones. No queremos enredarnos si alguien tiene que dimitir o no, eso vendrá después y se analizará con tiempo de donde viene el problema, ahora lo urgente y lo primero es la atención a los niños y demás pacientes”, explica Esther Domínguez, cuyo hijo de cuatro años con un linfoma fue trasladado el lunes desde la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) hasta planta por falta de camas. Este jueves ha regresado a la UCI

Por eso, añade, “el politiqueo que a muchos le interesa a nosotros no, las medallas y las fotos no salvan vidas, las salvan las acciones, acciones que los médicos y enfermeros en este momento están intentando hacer con unos medios que no son los suficientes”.

Comentarios