La juez podría entrar de oficio contra la RFEF por no cumplir lo dictado

La juez podría entrar de oficio contra la RFEF por no cumplir lo dictado
Juan José Hidalgo ya sabe que Ángel María Villar no quiere recibirle ni mantener una reunión con él. El empresario busca desde este jueves el acercamiento federativo con ese encuentro o con contactos de su agenda que puedan hacer ceder a la RFEF, pero de momento la postura del presidente federativo es clara y firme, no recibirá al empresario salmantino.

El presidente de Globalia ha obrado en contra de los pensamientos de la Federación y parece que eso es algo que no se lo van a perdonar. Villar nunca se ha pronunciado públicamente al respecto, pero para ello ya tiene a su ‘comparsa’ como se ha podido comprobar este último mes, presidentes de federaciones regionales como Marcelino Maté o el asturiano Maximino Martínez.

La batalla está abierta y este martes en la asamblea que celebra la RFEF podría tener un nuevo capítulo, con alguna nueva decisión en contra del Salamanca de Hidalgo, como manifestar rotundamente la no inscripción, pendiente en teoría sólo del visto bueno del Consejo Superior de Deportes a la conversión en SAD de la sociedad de Hidalgo.

De obrar de esta manera, en los inicios de septiembre se uniría a la batalla una vieja conocida en el conflicto, la juez María Jesús Martín, a la que de nuevo recurrirán los servicios jurídicos de Hidalgo y que podría incluso entrar de oficio en el caso tras no cumplir la RFEF lo dictado en sus autos, una orden de inscripción del nuevo Salamanca, club saliente de la empresa con la que Hidalgo compró los derechos, y que ya se ordenaba el pasado 2 de julio, dando cinco días, actualmente ya son casi dos meses haciendo la RFEF caso omiso a esa orden.

Y es que como entienden los servicios jurídicos del club, la RFEF ha querido entender ese auto a su manera, pero está incumpliendo lo que ordenan desde los juzgados. El pulso federativo es debilitar todo lo posible el proyecto de Hidalgo y parece que dando igual el desacato a la juez. Por eso, salvo sorpresón federativo, el conflicto puede llevar lo suyo, puesto que entre las ideas de Hidalgo está la de también pedir responsabilidades y daños y perjuicios hacia su proyecto por no aceptar la inscripción del nuevo Salamanca desde el día que se mandó.

Y es que parece que la situación está clara, si no hay acercamiento y acuerdo, Hidalgo recuerda que todo está tramitado y que los plazos son los que son, las partes volverán a depender del juzgado.


Comentarios