La crisis acaba en tres años con cuatro de cada diez ricos

La crisis acaba en tres años con cuatro de cada diez ricos
Ni los más ricos se libran de la crisis. La marcha de la economía está afectando a todos los bolsillos, incluidos los de aquellos que tienen unos ingresos superiores a los 150.000 euros anuales. En Castilla y León, este colectivo de ‘privilegiados’ se ha reducido un tercio, según reflejan los datos que maneja la Agencia Tributaria. Las liquidaciones de 2010, último año disponible, se elevaron hasta las 2.104 en la Comunidad, un 38,3 por ciento menos que en 2007, cuando el rumbo económico se torció en España. Entonces, el fisco recibió 3.410 declaraciones. Esta caída fue inferior a la del conjunto de las autonomías (31,8 por ciento).
 
En el extremo contrario, los datos evidencian que la crisis también ha tocado a los que menos declaran y que les toca pagar. De hecho, aquellos que liquidan menos de 12.000 euros anuales aumentaron un moderado 0,61 por ciento, es decir, que algunos de los que se encontraban en cotas más altas ahora declaran menos ingresos desde que la crisis llegó a los hogares. En España, este incremento fue mayor, del 2,69 por ciento.
 
La tendencia se ha repetido en los últimos años. Los denominados ricos han pasado de los 3.410 de 2007 a los 2.104 de 2010, con caídas anuales del 13,2 y el 9,3 por ciento los dos primeros ejercicios, que se agudizó un 21,5 por ciento hace dos años en relación con 2009. En España, las liquidaciones que declararon más de 150.000 euros en ingresos computables en 2010 se elevaron a 72.933, unas 34.000 menos que tres años antes, y las caídas interanuales se situaron entre el 11 y el 14 por ciento.
 
Por lo que respecta a los que declararon menos de 12.000 euros, que son casi el 40 por ciento del total, en Castilla y León fueron 505.203, un 0,61 por ciento más que en 2007, cuando se totalizaron 502.112 liquidaciones. Este moderado crecimiento de las rentas más bajas se debe a la importante caída sufrida en 2008 respecto a 2007 (del 2,3 por ciento), y la progresiva pero leve subida anual posterior, que fue del 1,8 y 1,1 por ciento, en los dos años siguientes.
 
De este modo, la cuota de lo que representa cada tipo de liquidación para la sociedad castellana y leonesa se ha dejado notar considerablemente. Mientras que en 2007 los que declaraban ingresos por encima de 150.000 euros suponían el 0,28 por ciento de los 1,2 millones que se presentaron, tres años más tarde, las 2.104 suponían un 0,17 por ciento. De ellas, solo 80 de ellos superaban los 601.000 euros. Por lo que respecta a las de menos de 12.000 euros, a pesar de que han aumentado en números absolutos, su representación en el total de liquidaciones se redujo en un punto. Significaban el 41,47 por ciento en 2007, frente al 40,46 del último ejercicio disponible.
Comentarios
Lo más