La auténtica Virgen de la Vega vuelve a recibir la ofrenda floral de los salmantinos

La auténtica Virgen de la Vega vuelve a recibir la ofrenda floral de los salmantinos

La víspera del día de la Virgen de la Vega, este 7 de septiembre, la auténtica talla de su imagen sale para encontrarse con los salmantinos y salmantinas y recibir así la tradicional ofrenda floral. El Cabildo Catedralicio muestra la imagen auténtica en un acto presidido por el obispo de Salamanca, Carlos López, quien imparte la bendición, y el coro de la Asociación del Traje Charro entona el Himno a la Virgen de la Vega.

Si bien, la réplica de la imagen de la Patrona de Salamanca sale en comitiva desde la Iglesia de la Santísima Trinidad en el barrio del Arrabal atravesando el Puente Romano, Rector Esperabé, Tentenecio, Serranos y Rúa Mayor hasta la Iglesia de San Sebastián en la Plaza Anaya. Como es tradicional, dicha Asociación del Traje Charro es la encargada de organizar la ofrenda floral a la Virgen de la Vega. Su presidenta, Pilar Arévalo, ha querido tener un recuerdo y agradecimiento al sacerdote Dámaso García, que lleva cediendo la réplica a través de la Fundación Rodríguez Fabrés.

La Virgen de la Vega es la patrona de la ciudad de Salamanca desde 1653. Cuenta la leyenda que la Virgen ayudó a los salmantinos y los defendió del asalto de las tropas que querían invadirla en 1706 durante la Guerra de Sucesión Española. La talla de esta virgen era la titular de un monasterio salmantino situado a orillas del río Tormes, perteneciente a los canónigos regulares de San Isidoro de León. Ante la ruina de esta iglesia, fue trasladada a otra y más tarde al convento de San Esteban para poder darle culto, donde permaneció de 1842 a 1904 que es cuando se instaló definitivamente en el altar mayor de la Catedral Vieja.

La preciosa talla de estilo románico data del siglo XII y se cree llegó a Salamanca procedente de Constantinopla pero no se sabe a ciencia cierta qué derroteros tomó hasta la llegada a la capital charra. De un metro de altura, labrada en madera, su imagen está realizada según el modelo bizantino de María con el niño y este con Trono. Está forrada de piezas de cobre, oro y bronce y adornada con esmaltes y rodeada por joyas y piedras preciosas engarzadas por orfebres, que fueron donadas a esta hermosa Virgen con el paso de los años por los habitantes de Salamanca.

Comentarios
Lo más