Alfonso Guerra apela a la filosofía socialista "para llenar de puños y rosas las urnas"

Alfonso Guerra apela a la filosofía socialista "para llenar de puños y rosas las urnas"

El histórico socialista Alfonso Guerra ha protagonizado el acto central de campaña del Partido Socialista acompañado de la militancia salmantina en el auditorio de San Blas. Después de las intervenciones del secretario provincial, Fernando Pablos, la secretaria de Organización de Castilla y León, Ana Sánchez, y los candidatos al Congreso David Serrada y Soledad Murillo, el que fue participante activo en la construcción de la Constitución tomó la palabra para reivindicar los valores del socialismo frente a la “triple alianza” que solo busca “perjudicar al PSOE”.

Especial énfasis puso, en este sentido, en el Partido Popular y Unidos Podemos. A los primeros llegó, incluso, a culpabilizarlos de dividir el voto en la izquierda al hacer surgir a Podemos cuando “pensó que iba a perder votos”. “Hace dos años aparecen unos profesores universitarios y los periodistas babeando delante de ellos. Los del PP han hablado con algunos empresarios de la televisión para perjudicar al PSOE. Esto tiene una trascendencia enorme”.

También les recordó a los populares, en su ímpetu por hundir a la izquierda, el referéndum que hubo sobre la OTAN en el que les “dejaron solos frente a la derecha y los comunistas de Anguita” y lo comparó con la situación actual. Además, aseguró que el partido de Gobierno “tiene una tremenda corrupción” y les acusó de estar de vacaciones y no de funciones y de intentar apropiarse de logros conseguidos por la socialdemocracia como la universalización de la sanidad, educación o las pensiones.

En este último caso, además, aseguró que están en peligro una vez que en los últimos cuatro años ha aumentado el déficit de la Seguridad Social en 16.000 millones de euros y de que hayan vaciado el Fondo de Reservas. “Estamos al borde de un precipicio. España es un país maravilloso pero los españoles somos autodestructivos. Luchan por todo y cuando no encuentran enemigo fuera, lo buscan dentro”, comentó. “Temen al PSOE, saben que es el único partido que puede dar el cambio. Están actuando con vileza y suicidándose”.

También tuvo palabras para Pablo Iglesias, al que le criticó por prohibir que se hable de Venezuela o de Grecia y de no ser de izquierdas como demuestran abstenciones en ayuntamientos en casos como el de recordar a Julián Besteiro, del que recientemente se han cumplido 75 años de su fallecimiento en una cárcel tras ser apresado después de la Guerra Civil.

Críticas a las políticas actuales

Alfonso Guerra destacó también los hechos que han llevado a España a la situación de hoy. Sobre el empleo, recordó que su creación actual está siendo precario y temporal. “Los de la derecha han hecho tal estropicio con las cifras del paro que ya no me sirven para nada. Nos engañan”, afirmó, haciendo memoria también de sus últimos gobiernos en los que “nos metieron en una guerra injusta, acometieron los recortes y culparon a los socialistas de estar locos porque no quieren combatir el déficit”.

Sobre ello, además, aseguró que las cifras impuestas de cumplimiento no tienen que ser un dogma si es “a costa de los ciudadanos” y le aconsejó al Gobierno popular a que si Bruselas pide recortes, los hagan alargando obras de AVE o de carreteras y no restándolo del presupuesto de la sanidad o la educación, universalizados por el PSOE. “A nosotros nos interesan los problemas y sus soluciones”.

Se quejó, por otro lado, de la falta de escrúpulos del PP que demostró, por ejemplo, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, cuando llamó racista a Pedro Sánchez. “No tienen moral y tienen una cara que se la pisan”, dijo. También tuvo palabras para Mariano Rajoy, al que criticó por no querer presentarse a la investidura pese a ser requerido por el jefe del Estado y, además, reiterar que volverá a hacerlo. “Solo eso es para que se vaya a su casa”.

Acusó, en este sentido, a Pablo Iglesias de salvar al propio Rajoy en este “oprobio” al dar una rueda de prensa posterior diciendo que iba a ser vicepresidente, controlar el CNI y los telediarios. “Algunos dicen que tienen la mano tendida. La mano al cuello. Se trata de derrotar al PSOE. Siempre ha sido así. Hay que ser cautos y no confiar en quien no se puede confiar”.

La ambigüedad del PSOE

A pesar de valorar la historia socialista, el exvicepresidente del Gobierno también se quejó de la poca claridad de algunos dirigentes socialistas a la hora de explicar y situarse ante ciertos temas. “Hay que tener las ideas claras y no podemos escondernos en las ambigüedades”, afirmó al tiempo que pedía conjugar tradición y modernidad. “Hay que renovar el proyecto con continuidad histórica”.

Por ello, por los valores socialistas, le pidió a los simpatizantes del partido que no se arruguen, que “es un partido que no se crea para unas elecciones” como demuestra el hecho de que ha pasado por fusilamientos y campos de concentración, entre otros aspectos. “¿Se van a arrugar ahora por cuatro periodistas haciendo encuestas?”.

A ellos les recordó el sentido solidario del socialismo que es el tener un “corazón caliento dispuesto a la entrega, a luchar por lo propio y por los demás”. “Un país no es más moderno porque tiene más móviles, lo es porque no deja en la cuneta a nadie”, aseveró. Por ello, les animó a luchar por la igualación social, la lucha contra la pobreza y por los derechos y deberos de los españoles y a realizar una labor de pedagogía cultural.

“Ser socialista es que nadie tenga tanto como para poner de rodillas a nadie ni que nadie tenga tan poco como para que alguien te ponga de rodillas. El único corazón entero es el corazón roto por el amor a alguien o la compasión”, comentó. “Si nos votáis vamos a trabajar con vosotros y por vosotros. Luchemos porque las urnas estén llenas a rebosar de puños y rosas”, concluyó. 

Comentarios
Lo más