Los niños más pobres sufren un 10% más obesidad infantil que los más ricos

Los niños más pobres sufren un 10% más obesidad infantil que los más ricos
Acabar los estudios o dejarlos tiene que mucho que ver con el nivel de renta

Titularse en educación secundaria obligatoria y seguir estudiando son dos condiciones imprescindibles para la futura integración laboral y social de los niños y niñas. Sin embargo, según Save the Children, no todos los niños están en igualdad de condiciones, ya que acabar los estudios o dejarlos tiene que mucho que ver con el nivel de renta y formación de las familias.

Además de que las familias con más recursos económicos dedican a la educación de media entre siete y ocho veces más de dichos recursos que los del 33% más pobre, cuentan con recursos culturales que influyen en un mejor resultado académico de niños y niñas.

La desigualdad también tiene consecuencias en la salud de los niños. Los menores más pobres tienen peores condiciones y hábitos de vida y un acceso limitado a servicios sanitarios que no cubre del todo el Estado, como el oculista, el dentista o el logopeda.

Por ejemplo, los niños más pobres sufren un 10% más obesidad infantil que los más ricos, un 33% y 23% respectivamente, un problema directamente relacionado con el sedentarismo y la mala alimentación, que se da mucho más cuantos menos recursos tiene el niño.

Comentarios
Lo más