“Lucharé por los proyectos para Salamanca que Rajoy ha dejado en el cajón del olvido”

“Lucharé por los proyectos para Salamanca que Rajoy ha dejado en el cajón del olvido”

-Ha tenido la oportunidad de volver a presentarse a las listas del Congreso en el proceso de primarias del Partido Socialista. Sin embargo, ha escogido el Senado. ¿Por qué?
-En mi caso era un reto presentarme en unas listas abiertas y saber si puedo obtener el respaldo de la gente de Salamanca. Llevo escuchando años el mantra de la reforma del Senado. Creo que es una de las reformas ineludibles si queremos que en este país los problemas territoriales se resuelvan en un marco adecuado.

-¿Qué puede aportar al Senado?
-Mi experiencia. He representado a mi provincia como diputada en las legislaturas octava y novena siendo vicepresidenta de la Comisión de Cultura y Portavoz adjunta de la Comisión de Justica del grupo parlamentario socialista, donde he podido intervenir como ponente en la elaboración de determinadas leyes orgánicas que han servido para ampliar los derechos de nuestro país. Por otro lado mi ilusión. Si algo he aprendido es que la ilusión es un combate contra el fatalismo, la ilusión te mueve, te levanta y te une. Es cierto que de ilusiones no se vive, pero por ellas se combate.

-¿Qué tiene que decir a aquellos que piensan que el Senado es una agencia de colocación o un cementerio de elefantes?
-Hasta que el Senado no se convierta en un verdadero órgano de representación territorial es lógico que puedan tener esa creencia. El Consejo de Estado en 2006 ya dejó claro en un informe la necesidad de reformar el Senado. A día de hoy no existe auténtica Cámara de Cooperación interterritorial que resuelva los problemas territoriales.

-Si resulta elegida, ¿por qué es por lo que más va a luchar?
-Dicen que el que no lucha por lo quiere, no merece lo que desea. Lucharé por defender los intereses de Salamanca, proyectos como el Museo Nacional de Arquitectura que el PP de Rajoy ha dejado en el cajón del olvido,  y en especial lucharé para erradicar las desigualdades que padecemos. Apoyaré proyectos claves para nuestra provincia como el Octavo Centenario de la Universidad de Salamanca. En este proyecto hacen falta dos cosas: que se regulen los incentivos fiscales y que se garantice la financiación de proyectos importantes como el Banco Nacional de ADN.

-Centrándonos en el programa del Partido Socialista para las próximas elecciones, ¿qué promueve el PSOE para garantizar el crecimiento económico?
-Crear empleo estable, dignamente retribuido, una nueva política fiscal para erradicar la desigualdad en España, impulsar un cambio de modelo productivo, reconstruir las grietas del Estado de bienestar, y luchar contra el fraude fiscal y la corrupción.

-¿Y qué propuestas socialistas ve fundamentales para disminuir la lista del paro?
-Derogar la Reforma Laboral que en Salamanca ha supuesto más precariedad laboral, mas desprotección y menos empleo. Cuando Rajoy accedió a la Moncloa había una tasa de cobertura del 60% de los parados, hoy sólo un 43% de los parados registrados recibe alguna prestación y el 57% restante ni un euro. Un plan de choque para la formación de 700.000 jóvenes que no han acabado la educación secundaria. El problema de empleo juvenil en España es crónico, y en parte resultado de una mala gestión previa del abandono escolar. Las empresas en las que predomine la contratación temporal pagarán más a la Seguridad Social, elevación del salario mínimo interprofesional, todos los parados recuperarán la cobertura siempre que tengan responsabilidades familiares, aunque este requisito no será imprescindible para los que tengan más de 45 años, para las mujeres víctimas de violencia y para los discapacitados.

-¿Subirán o bajarán los impuestos?
-No subiremos los impuestos a las clases medias y trabajadoras. Nuestra apuesta es una fiscalidad más progresiva, que page más quien más gana, libre de los copagos de la nueva derecha (C’s) y de las amnistías fiscales de la vieja derecha (PP). La fiscalidad del PP ha dado un vuelco al equilibrio social para beneficiar a los más ricos, a las grandes fortunas.

-La sanidad ha sido uno de los principales ejes de polémica en Salamanca y en Castilla y León. Recorte de plantillas, retraso en las obras del nuevo hospital, aumento de las listas de espera, derivación de operaciones a clínicas privadas… ¿Cómo cree que debería gestionarse la sanidad en España?
-Según el último CIS, el PSOE representa la opción preferida de los españoles para gestionar la Sanidad. Para los socialistas, la sanidad pública debe gestionarse desde lo público, siempre ha sido un derecho. La sanidad no se puede gestionar a base de balances a 31 de diciembre porque es algo más complejo. El compromiso de los socialistas es incluir la Sanidad en la reforma constitucional como un derecho fundamental, para que los ciudadanos estén protegidos gobierne quien gobierne e impedir los recortes de Rajoy, 10.000 millones de euros en estos cuatro años. Tenemos propuestas para mejorar la Sanidad, como por ejemplo devolver la tarjeta sanitaria retirada por el PP de Rajoy a los salmantinos que se marcharon a buscar empleo al extranjero, eliminar el copago por ley para que los enfermos se preocupen de superar su enfermedad  y no de pagar el tratamiento. La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública en Salamanca viene denunciando que el copago farmacéutico genera más gastos para el sistema sanitaria, y perjudica a los más enfermos, los más pobres y los de más edad.

-Por otro lado, ¿cómo cree que debería elaborarse una Ley de Educación que no cambiara cada vez que entra y sale un gobierno?
-La política educativa no tiene que depender del Gobierno que haya y los españoles no podemos permitirnos tener una ley cada cuatro años. En el PSOE vamos a plantear un acuerdo social y político, y por este orden porque si no hay acuerdo con la comunidad educativa, el pacto político carecerá de consistencia.

Derogar la Ley orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) no es solo por una cuestión ideológica o por una posición política sin más, sino porque es una ley sin consenso y sin participación y no creemos en un sistema de futuro para la educación si no es a través del acuerdo social y político.  El PSOE luchará  con toda su alma por un pacto por la educación. Vamos a trabajar por un pacto educativo sin perjuicios establecidos y sin ser dogmáticas. Un referente como Ángel Gabilondo señala que debido a las diferencias que hay entre los partidos, en la negociación se deberían  pactar también los desacuerdos para que estos no sean obstáculos para alcanzar un acuerdo. Si hay algo en lo que estás de acuerdo no debe ir en el pacto.

-¿Qué propuestas educativas lleva el Partido Socialista en su programa?
- La educación siempre ha sido una vértebra en el programa socialista. Teniendo muy presente que es un derecho y un bien público y hay que seguir luchando para hacer valer eso, y para que nadie jamás se vea aportado de ella por razones sociales o económicas, vamos a luchar por un proceso de igualdad de la educación dentro de la calidad. Gabilondo dice que la calidad de la educación debe ir unida a la equidad, una calidad sin equidad es elitista y discriminatoria. Queremos una educación inclusiva, que abarque desde los 0 a 18 años, universal, que no obligatoria. Además, 200.000 plazas más en Formación Profesional, la religión en la escuela pública no será evaluable, la ley Wert convirtió a la religión en computable para la media y por tanto necesaria para pedir becas como ocurría en la España del 70, aprobar un estatuto del Personal Docente, con un modelo de financiación para las universidades más equilibrado, bajar el precio de la matrícula universitaria, más becas, porque el sistema de Rajoy de subir las tasas y reducir las becas a estudiantes es un sistema que no respeta la igualdad de oportunidades, y que el 5% del PIB se dedique a educación en dos legislaturas con el compromiso de llegar al 7%. Ahora estamos en el 4%.

-¿Y en materia de servicios sociales?
-Blindar el sistema público de servicios sociales como cuarto pilar del estado de bienestar. Nuestras políticas estarán orientadas a combatir las alarmantes cifras de desigualdad, recomponer el maltrecho Estado de Bienestar y adecuarlo a las necesidades de la sociedad actual. Por ejemplo proponemos la creación de una prestación nueva dirigida a los hogares sin ingreso y en situación de necesidad, una ley que garantice un ingreso mínimo vital de carácter no contributivo que va desde los 426 euros a los 708 euros mensuales más un máximo de 150 por hijo a cargo; garantizar el poder adquisitivo de las pensiones.

-¿Cómo gestionaría el PSOE un país amenazado por el terrorismo islámico?
-El terrorismo yihadista es la mayor amenaza que tenemos y el PSOE lo que está haciendo y va a hacer es garantizar la unidad de todos los democráticas en la lucha contra el terrorismo. Pedro propuso a Rajoy un pacto que ha demostrado que era imprescindible. Me alegro de que otras fuerzas políticas como Ciudadanos, que en su momento tildó el pacto de oportunista, o de Podemos, que quieren estar pero no lo firman, se sumen ahora. Es fundamental avanzar en la coordinación policial europea. Europa no tiene un FBI, ni un servicio de inteligencia común. Estoy convencida que no deben ponerse tropas sobre un terreno si no conduce a nada después. No debe repetirse lo que se hizo en Irak: destrozar e irse.  Es ampliamente conocido que los socialistas no somos partidarios de intervenciones militares, no somos partidarios que haya botas sobre el terreno. Las bombas deberían ser el último recurso porque no discriminan entre culpables e inocentes.

-¿Qué leyes derogaría, mejoraría o impulsaría si de usted dependiera?
-Derogaría la Reforma Laboral de Rajoy para recuperar cuanto antes los derechos de los trabajadores. Derogaría la Reforma de la Justicia universal con el objeto de que jueces y policías españoles puedan volver a actuar eficazmente en materia terrorista y en materia de lucha contra el crimen organizado en el exterior. Derogaría la Reforma Local de Montoro, una ley que tiene como objetivo privatizar los servicios públicos municipales y que los municipios de 5.000 habitantes desaparezcan. Derogaría la Ley mordaza. Impulsaría una ley contra la pobreza energética. Ningún hogar de Salamanca debe ser privado por problemas económicos de un suministro de electricidad y gas mínimo que garantice unas condiciones de vida dignas. Recuperaría el principio de justicia universal, mejoraría o recuperaría las partidas presupuestarias para llevar a cabo las exhumaciones de personas que murieron durante la Guerra Civil, recuperaría los recursos recortados en la lucha contra la violencia de género. Recuperaría las ayudas a los dependientes e impulsaría una ley de muerte digna y cuidados paliativos.

-Hay quienes quizá no la conozcan. ¿Quién y cómo es Carmen Juanes?
-Soy licenciada en Derecho por la Universidad de Salamanca. Completé mis estudios durante dos años realizando un Máster en Práctica Jurídica por dicha Universidad. Ejercí como abogada en un despacho especializado en Derecho de Familia. Trabajé para distintas entidades financieras como gestora comercial. Actualmente estoy cursando un Máster en Asesoramiento de Imagen y Consultoría Política en el CIGMAP de la Universidad Camilo José Cela. Nací en Salamanca y me crié en el Barrio Garrido. Me considero buena gente. Mi afiliación al PSOE fue algo natural. Tuve la suerte de criarme en una casa donde el compromiso político era lo normal. Fue mi padre el que me transmitió la pasión por el PSOE, la pasión de sentirme socialista, de izquierdas. Me apasiona la nutrición, el yoga, el chi kung, la natación. Me gusta estar en familia y mi debilidad es mi sobrino Darío.

-¿Por qué hay que depositar la papeleta del Partido Socialista en la urna el próximo 20 de diciembre?
-Somos el único cambio posible para cambiar la vida de las personas de Salamanca. Nuestras ideas son las más necesarias para el futuro de los salmantinos. Es el momento de recuperar todos los derechos que conseguimos con los gobiernos socialistas como la sanidad, la educación o la dependencia y que la derecha intenta arrebatarnos. Finalmente, porque nuestro proyecto de país es un proyecto para avanzar hacia una sociedad más justa.  

Comentarios
Lo más