ELECCIONES A RECTORADO

María Ángeles Serrano: “No debemos ponernos fronteras, sólo objetivos que queremos cumplir”

María Ángeles Serrano: “No debemos ponernos fronteras, sólo objetivos que queremos cumplir”

La que podría ser la primera rectora electa de la Universidad de Salamanca destaca en su programa la recuperación de las plantillas del PAS, al que se aumentará la formación, así como una mejora y potenciación de los programas de internacionalización

-¿Qué es lo que te ha llevado a dar el paso para querer ser rectora?

-“Me ha llevado a dar este paso la experiencia adquirida en el tiempo que he estado tanto en el primer equipo como en el segundo equipo del rector Ruipérez. Y me ha llevado el compromiso que tengo con la institución. Además de ser consciente de que conozco bien la Universidad y creo que puedo valorar los proyectos que hay que cursar, los que hay que reconducir y los que hay que abordar nuevos.”

-Precisamente uno de tus grandes avales es la experiencia tras 8 años de vicerrectora. ¿Crees que puedes seguir aportando a la Universidad pasando a esa primera línea de batalla?

-“Por eso me presento. Porque creo que tengo todavía mucho que aportar y estoy dispuesta e ilusionada por hacer.”

-¿Puede definir tu candidatura como una opción continuista?

-“Yo siempre contesto lo mismo a esta pregunta. Yo creo que continuistas somos todos, porque nadie parte de cero. Hay que tener el criterio de continuar con las cosas buenas y mejorarlas y no hacerlo con las que no han funcionado tan bien. En ese sentido, yo creo que nadie parte de cero.”

-Pero en estos 8 años sí se han hecho cosas bien. Por ejemplo, la deuda histórica de la Universidad se canceló.

-“Desde luego. Yo creo que se han hecho muchas cosas bien, y además no debemos olvidar que hemos pasado por lo peor de la crisis, y la Universidad no ha despedido a nadie, ha pagado a todo el mundo a tiempo y se han hecho muchas cosas, como poner en marcha programas propios de ayuda a la investigación. Dentro de las restricciones que ha habido se han impulsado muchas iniciativas y sin parar nuestra actividad. Hemos seguido teniendo proyección, recibiendo estudiantes tanto extranjeros como nacionales. El balance es positivo. Si bien como en todo proyecto humano ha habido cosas menos afortunadas y yo creo que hay que reconocerlo con honestidad y ver qué se puede hacer en el futuro con valentía.”

-Ahora mismo, del 1 al 10, ¿qué nota le darías a la Universidad de Salamanca?

­-“Es difícil de decir.”

­-¿La aprobaríamos o no?

-“Sí, sí, la aprobaríamos.”

-¿Y le daríamos buena nota?

-“Yo pienso que sí, que le daríamos buena nota. Lo que pasa es que hay un ámbito de mejora evidente.”

-Por ejemplo, ¿en qué campos?

-“Pues yo creo que un tema que tenemos que solucionar pronto es que tenemos plantillas que, por una parte no son suficientemente numerosas para todo lo que queremos hacer, y tienen una edad media elevada. Hay que hacer un esfuerzo en captación y retención de talento, en recuperación de las plantillas del personal de administración y servicios. Y todo eso va a suponer avances en todos los campos académicos: docencia, investigación y gestión. Tenemos también que tener un compromiso mayor con la innovación digital, donde hay un campo importante de actuación. Yo creo que en todos los ámbitos hay un rango o intervalo de mejora que hay que ver con claridad y saber qué hay que hacer para mejorar.”

-¿Y qué imagen crees que tienen propios los estudiantes de la USAL?

-“Yo pienso que buena, porque siguen viniendo estudiantes, y respecto a otra universidades de Castilla y León, somos quienes más captamos. Eso no sería así si no fuera una universidad donde los estudiantes piensan que se adquiere una formación adecuada. En cualquier caso, no debemos dejar nunca de mejorar. Tenemos que ofrecer nuevas cosas a los estudiantes, más oportunidades de internacionalización, más flexibilidad en el currículo, mejores prácticas. Revisar los planes de estudios que sean necesarios. Yo creo que hay que estar permanentemente en alerta detectando los elementos de mejora y poniendo en marcha las acciones necesarias. Eso hay que hacerlo siempre.”

-Has dicho dos cosas muy interesantes. La primera, las prácticas. Que por lo general todos los estudiantes salen muy formados en la parte teórica, pero en la parte práctica quizá les falta, sobre todo en comparación con otros sistemas educativos donde se potencian las prácticas durante todos los años de estudios o durante buena parte de la carrera. ¿Habría que aumentarlas?

-“Sí, yo creo que sí, que todo el esfuerzo que hagamos ahí es importante porque las prácticas curriculares en algunos casos son optativas. Creo que es bueno tener un contacto durante la formación con el mundo laboral. Con sistemas educativos en el caso de la gente que estudia Magisterio, o con hospitales en el caso de la gente que está en las Ciencias Biomédicas. Todo lo que sea un poco avanzar en el aspecto práctico está bien. Con unas buenas bases teóricas, pero sí, ahí tenemos que hacer más.”

-Y respecto a la internacionalización, supongo que en un mundo tan global es fundamental que los estudiantes tengan una mentalidad internacional. Que salgan fuera. Potenciar todos los programas al respecto será importante.

-“Sí. Además, una de las cosas que me gustaría conseguir son dobles titulaciones con universidades extranjeras. Algo que ya desde el vicerrectorado de Internacionalización he podido empezar y ver un poco cómo ponerlas en marcha. Yo creo que eso puede proporcionar a los estudiantes oportunidades de tener una formación más completa, con la riqueza de viajar a otros países con sistemas educativos, ver otros sistemas para que tengan elementos de comparación. Y eso también con un espíritu crítico y constructivo, que contribuye a la formación integral de las personas y ayuda a tener más claves para buscar soluciones en el ámbito personal y profesional.”

-Vamos con los profesores. Lo has mencionado un poco, quizás una plantilla un poco envejecida. ¿Puede perjudicar a los jóvenes estudiantes, que no tengan tanta sintonía con sus profesores?

-“Yo creo que las plantillas tienen que ser equilibradas. Porque todo tiene ventajas. No todo lo bueno está en los jóvenes ni todo lo bueno está en los mayores. Desgraciadamente por las políticas que se han podido hacer de plantilla hay un déficit en el sector intermedio, y no hemos podido incorporar a todos los jóvenes que queríamos. Ahora la gente llega tarde a los niveles más altos de la carrera académica. Es obvio que gente más joven está más en la sintonía de los que están más cerca de su edad. Y yo creo que eso sin duda va a ser positivo.”

-¿Se podría potenciar de alguna manera, sobre todo en el campo de las Ciencias, el área docente para aquellos investigadores que están trabajando y estudiando en la Universidad, como forma de retener talento?

­-“¿Te refieres a los institutos mixtos, a la gente que hay del CSIC?”

-Por ejemplo.

-“Bueno, yo siempre he sido de la opinión que hay que contar con los miembros de todos los colectivos que quieran sumarse a un proyecto de mejora de la Universidad. Y en este sentido, yo en el programa llevo incorporar y reconocer, porque muchas veces los miembros del CSIC ya participan mediante colaboración en docencia de Máster o en otros ámbitos, pero que aprovechemos todo ese saber y que además contribuyan a fomentar vocaciones científicas entre los jóvenes como una manera de traer talento”.

-¿Podría ser la Universidad de Salamanca un baluarte para el tejido económico de la ciudad? Potenciando los institutos de ciencias existentes como el Ciale o el CIC, el Parque Científico, para crear todo ese trabajo que no ofrece la industria que no tiene Salamanca.

-“Yo pienso que hay que hacer una acción de esa naturaleza, de atraer tejido empresarial, probablemente en colaboración con la Universidad y sus institutos. Pero lo que pasa es que a veces se hace ciencia básica, que todavía tiene que dar un paso hasta llegar al sector productivo. Pero todas estas iniciativas en las que tenemos que implicarnos son más efectivas si, al igual que están haciendo otras ciudades como Málaga, planteamos una estrategia conjunta donde la Municipalidad, la Universidad, la Diputación y el tejido productivo existente producimos condiciones que hagan atractivo el entorno para que otras empresas vengan. Que hagamos un polo para que las empresas que vengan puedan ver que tienen empleados entre nuestros estudiantes, y bien formados. Y todo ello, obviamente, contando con el Parque Científico, con las unidades que tenemos de emprendimiento… Una estrategia que yo la veo más conjunta.”

-Y el PAS tiene ciertas reclamaciones. Se llegaron a plantear movilizaciones en el pasado, aunque ahora parece que se han parado un poco. ¿Están bien tratados, se pueden mejorar sus condiciones e integrar de mayor medida en la Universidad?

-“Tenemos que hacer todo lo posible, porque lo que a veces se percibe como una línea divisoria entre el PDI y el PAS que hace que en algunas cosas parece que vayamos separados. Pongamos todas las medidas posibles para que haya una mayor comunión entre los colectivos. Porque todos somos conscientes de que todos estamos en el mismo barco y trabajamos por el bien de la Universidad. También hay que hacer acciones de reconocimiento, de méritos como se hace con otros colectivos. Y a la inversa, porque también hay cosas que reconocemos en el PAS que no reconocemos en el PDI. Y hacer más cosas de celebración y no celebración conjuntas, de manera que el sentimiento de pertenencia a una misma Universidad, sin separaciones, se perciba como algo real. Y desde luego yo creo que el personal de administración y servicios deben recuperar muchas de las prestaciones que tenían. Me estoy refiriendo por ejemplo a la acción social, que esto también afecta al PDI, mejores programas de formación. Y fundamentalmente recuperar el tamaño de las plantillas.”

-Y lo has mencionado. El sentimiento de pertenencia a una misma comunidad universitaria. Quizá en España esto no se desarrolla, ya sea por la cultura que tenemos, que no es como la anglosajona que sí está mucho más arraigado ese afecto de pertenencia a una universidad. ¿Puede ser la USAL la impulsora de ese sentimiento en España? Implantarlo, sobre todo, desde los estudiantes.

-“Yo creo que se ha avanzado en eso. Un ejemplo que podemos poner y que reivindica ese orgullo de pertenencia es la asociación Alumni-USAL, que ha pasado de 2.000 estudiantes a casi 20.000. Y eso pone en evidencia que hay un orgullo de pertenencia y de querer incorporarse a una asociación donde en el fondo vas a seguir dándole a la Universidad de Salamanca y también recibiendo de ella. Como en todas las actividades de la vida, hay que instaurar unas condiciones de trabajo donde la gente perciba todas estas cosas buenas que tenemos, que las tenemos ahora. Y que podemos tener más. No todas las universidades pueden reivindicar sus ocho siglos de historia, ni pueden reivindicar su fuerte presencia en Iberoamérica y las relaciones privilegiadas. Ni la potencia en el español, ni tener unos campus divididos a lo largo de la ciudad y en otras ciudades en entornos privilegiados, donde la Universidad ofrecen muchos servicios que pueden ir mejorando. Pero hay muchos servicios en la Universidad de Salamanca y podemos revindicar con orgullo la pertenencia. Si ponemos unas condiciones mejores del desarrollo laboral, y para los estudiantes lo mismo, de su desarrollo formativo, seguro que ese orgullo de pertenencia es más fácil de prender.”

-Entre los 800 años de historia, ¿en qué momento se encuentra la USAL? ¿Ya hemos pasado el mejor momento histórico de la institución o estamos más cerca de llegar a ese momento?

-“Todo lo que concierne a las actividades del VIII Centenario para mí significa la celebración del sistema universitario español y también iberoamericano. Español y en español. Y eso merece todo lo que queramos dedicar a celebrarlo y a compartirlo. A la luz de eso se le dio la consideración de acontecimiento de Estado, se constituyó la Comisión Interinstitucional, pero en un momento que entramos en la crisis más profunda. Y eso hizo que no hubiese una implicación tan fuerte del Gobierno en los actos del VIII Centenario. Eso por suerte ha cambiado, y hemos revertido esa tendencia y las actividades han ido más. También porque nos acercamos a 2018. Yo creo que incluso en los peores momentos de la crisis se han hecho muchas cosas ligadas con el VIII Centenario. Hay proyectos que son capitales y que van a permanecer en el tiempo porque han girado en torno a hacer la Universidad de Salamanca más potente y más internacional, más relevante, más competitiva. Pero todavía hay muchas cosas por hacer. En el ámbito cultural, en el ámbito de actividades que van a repercutir en el bienestar de la ciudad. Porque tenemos que considerar que en el 2018 va a haber aquí congresos de miles de personas, lo que va a activar la economía de la ciudad. Y la ciudad lo va a percibir. Pero yo, como he dicho en otras ocasiones, quiero dar un paso más y quiero que parte de las actividades del VIII Centenario impliquen más a Salamanca y a las ciudades donde la Universidad de Salamanca tiene campus. Haciendo de verdad que todos celebremos y que la gente verdaderamente sienta que está celebrando la fiesta de la Universidad en español.”

-Así que ves el VIII Centenario como puerta a un crecimiento exponencial de toda la sociedad salmantina.

-“Bueno, que la sociedad salmantina, junto al resto del país, que contribuye con sus impuestos a nuestro funcionamiento, perciba que somos receptivos a esa contribución y devolvemos muchas cosas que son intangibles. Pero, además cuando llega el momento de celebración, también celebramos de manera conjunta.

-Ser la rectora de la USAL en el VIII Centenario, sería algo histórico que va a quedar marcado para siempre.

-“Sí, sería un sueño. Y para mí una responsabilidad y un reto, pero un sueño en el que estoy poniendo todos los medios para que sea realidad.”

-Además serías la primera rectora de la Universidad de Salamanca.

-“La primera rectora electa, sí.”

-Y una pregunta que no me gustaría hacerte. ¿Crees que puede perjudicarte de alguna manera el hecho de ser mujer a la hora de recibir votos?

-“Pienso que no me va a perjudicar ni a beneficiar. Soy una candidata más y lo percibo en el día a día. Y eso tenemos que interpretarlo en que la cuota de igualdad que hemos alcanzado es alta. Y que debemos seguir trabajando en esa línea. Yo no considero que ser mujer ni me favorezca ni me perjudique. Pero yo soy mujer.”

-De hecho tienes un currículo excelente.

-“La comunidad universitaria sin duda valorará la solvencia de mi liderazgo al frente de un proyecto de este tipo. El proyecto que presento a través de un programa y el equipo que me acompaña. Pienso que eso es lo que va a valorar.”

-Precisamente la Universidad de Salamanca ha luchado siempre a favor de la igualdad. Tiene un doctorado, tiene un máster, tiene una Unidad de Igualdad. ¿Se seguirá potenciando esa parte educativa hasta lograr una igualdad real?

-“Sin duda. Y está recogido en el programa una reformulación del Plan de Igualdad para ir a más. Tenemos un Plan de Igualdad pero creemos que tenemos que ser más ambiciosos en ese campo, ser más incluyentes frente a la diversidad. Definir más claramente el rechazo ante situaciones de acoso. Y eso como estrategias programáticas, digamos, y como estrategias formativas para los estudiantes. Porque tienen que tener una formación integral dentro del aula y fuera del aula, y estos valores son clave.”

-Respecto al equipo de Gobierno, muchos de ellos son muy queridos y valorados por los estudiantes. Te pongo el ejemplo de Marta del Pozo o Rebeca Jiménez, que pueden influir en dos grandes facultades para que el voto estudiantil sea influyente.

-“Yo creo que todos los votos sean clave. El voto estudiantil desde luego es clave. Y esto que mencionas, a mí, me hace sentirme muy orgullosa. Porque estas dos personas que mencionas y resto del equipo son valorados porque tienen una cercanía con los estudiantes y fundamentalmente porque son muy buenos profesores y muy buenos profesionales. Y eso hay que ponerlo en evidencia.”

-Y tienes dos Vicerrectorados de nueva creación. Uno para promocionar la imagen de la Universidad. En la presentación de tu candidatura dijiste que era para potenciar la imagen y la transversalidad de la USAL en el mundo exterior.

-Proyección y Redes Institucionales, sí. Complementario a las actividades que desarrollará el Vicerrectorado de Internacionalización, que contará con una visión más hacia el exterior. Este nuevo Vicerrectorado se dedicará más al entorno, que también va a llevar una competencia que abarca todo lo exterior y lo interior, que es la coordinación dela Oficina de Proyectos Institucionales. Va a tener la responsabilidad de las actividades del VIII Centenario y además va a ser el vicerrector que se encargue un poco de esa conexión con los campus, de manera que hagamos proyectos de más cercanía a los campus de Béjar, Ávila y Zamora y más colaboración con esos municipios, con la gente de esas ciudades donde la Universidad de Salamanca desarrolla su actividad. Queremos que esos campus sean más atractivos. Y hay otro elemento que yo creo que también es relevante. Ahora tú estás oyendo en las Cortes el debate sobre la despoblación y el problema que conlleva. Pero si somos capaces de hacer campus más fuertes y atractivos en el fondo estamos ayudando a frenar un poco la despoblación.”

-¿Puede ser ese uno de los problemas de la USAL en el futuro? La falta de estudiantes por la falta de población juvenil en Castilla y León.

-“Pienso que no. Pienso que no porque cuando miras los índices demográficos es cierto que el número de hijos por pareja ha disminuido, pero no de una manera mucho más significativa, al menos en las ciudades. A lo mejor en otros municipios es diferente. Además, también aquí recibimos gente de otras partes de España, y yo creo que la venida de estudiantes extranjeros esperamos que vaya a más. Es una de las cosas que va a ser clave para estos campus va a ser la internacionalización. Captar estudiantes de otros países.

-El otro nuevo Vicerrectorado es el de Responsabilidad Social y Cultura. Es algo en lo que incidís los cuatro candidatos. Supongo que será un área donde la Universidad tomará, sí o sí, un carácter progresivo y real sobre algo que tanto exige la sociedad hoy en día.

-“Siempre ha estado presente, aunque no haya estado formulado de manera tan determinante y con una responsabilidad atribuida a un vicerrector. Pero yo creo que efectivamente se han hecho muchas cosas, porque eso incluye todo lo que es el compromiso social, la colaboración con colectivos desfavorecidos, acuerdos con personas más mayores, cooperación al desarrollo, tomar conciencia contra los retos a los que se enfrenta el medioambiente y como consecuencia nuestra sociedad. Y todo eso se contempla como un conjunto. Para responder a todos esos retos presentamos unas propuestas que van desde la formación de los estudiantes hasta la participación en acciones de voluntariado. Pero que no sólo quiere alcanzar a los estudiantes, sino que quiere alcanzar a toda la comunidad universitaria.”

-¿Y la cultura?

-“Y en cuanto a cultura pretendemos que la oferta cultural sea más ambiciosa y más participativa. Que la Universidad de Salamanca sea una universidad que cree cultura. Que comparta y difunda cultura. Y donde recojamos las iniciativas de creación artística de cualquier naturaleza que vengan de cualquier colectivo que forme parte de la institución. Obviamente habrá algo que valorar, cuales potenciaremos más o menos, pero eso pretende que sea incluyente. Y además muy participativo y no sólo en Salamanca, también en los campus de Ávila, Béjar y Zamora.”

-¿Están lo suficientemente integrados esos campus?

-“Yo creo que están integrados, pero hay que decir con honestidad que ellos a veces perciben que la distancia hace que el seguimiento no lo sientan tan continuado, aunque lo hay. Pero cuando se percibe una sensación, muchas veces es verdad que hay que ver lo que está produciendo esa sensación. Así que hay que poner todos los medios para frenar esa sensación de, a veces, un poco más de lejanía. De ahí nuestra propuesta de que haya un vicerrector que esté más cercano y hacer más participativo todo lo que hacemos aquí en Salamanca. Es obvio que aquí en Salamanca, por el volumen, habrá más actividades, pero que también haya en los otros campus.”

-Vamos con la internacionalización. Has mencionado mucho Iberoamérica. Los lazos que unen la ciudad con el continente americano son fuertes. También se trabaja en el entorno asiático. ¿La USAL debe expandirse más globalmente?

-“La Universidad de Salamanca, como cualquier universidad que quiera tener una actividad relevante, tiene que abrirse muchísimo al mundo. Y tiene que abrirse sin ponerse fronteras y sacar partido de las relaciones privilegiadas que tiene con algunos países. Obviamente la relación más privilegiada es con los países iberoamericanos y con las instituciones iberoamericanas. Pero no podemos desdeñar la relación privilegiada que tenemos con Japón, también con China a través del Grado en Asia Oriental. También Corea. Tenemos un Máster en Estudios Orientales. Tenemos muy buenas relaciones y pretendemos ampliarlas y fortalecerlas. Mi visión de la internacionalización es que no debemos ponernos fronteras, sólo objetivos que queremos cumplir y buscar aliados con los que mutuamente podamos conseguir cosas mejores.”

-¿Y es México ese nicho que está buscando la USAL en Iberoamérica para expandirse allí?

-“En México tenemos una oficina permanente, en la UNAM, y a través de la actividad que está desarrollando la persona que está allí hemos incrementado de manera significativa el número de estudiantes que vienen de México. Esto nos llena de satisfacción y estamos poniendo todos los medios para ir a más”.

-¿Se pueden modernizar los edificios y equiparlos de una mayor dotación tecnológica?

-“En el programa llevo una apuesta seria por la renovación digital, que se adapte a los estándares internacionales de calidad. Y creo que tenemos que hacer un esfuerzo grande. Entonces una de mis prioridades es impulsar la definición de esa estrategia. Es decir, dónde estamos y donde queremos ir. Eso va a implicar una reorganización de elementos que están trabajando en este campo y cambiar el sistema de gobernanza. Hay que copiar las cosas buenas que hacen en otros sitios. Constituir un consejo de asesoramiento sobre innovación y TICs, que esté compuesto por miembros del PDI, del PAS y de los estudiantes, donde detectemos de manera rápida esas necesidades y le pongamos remedio. Muchas veces tiene que haber un sistema de videoconferencia en muchas clases, porque ya hay cosas que se reciben por streaming de otras universidades y tenemos fallos en esos sistemas. Si queremos una Universidad donde haya muchos proyectos internacionales, donde los investigadores no tengan que ir a los sitios a reunirse, necesitamos un sistema de comunicación por videoconferencia potente y muy presente en varios centros de la USAL. También con cabeza, hacerlo donde sea menester. Pero hay que hacer un esfuerzo grande en innovación digital, que también repercutirá en algo que la gente demanda, que son las tareas de gestión y que ahora mismo son muy pesadas.”

-Y la USAL, en los rankings que se elaboran respecto a los planes de estudios, no suele estar muy arriba. ¿Qué tiene que hacer la Universidad para potenciar y situarse arriba en estos?

-“La consideración por parte de quien elabora los rankings de la calidad de los estudios tiene un componente de subjetividad. A veces hay que dar a conocer lo que se hace y a lo mejor no lo hacemos de la manera correcta. Porque supone un exceso de tarea de gestión, y no comunicamos bien todas las prestaciones que proporcionamos a los estudiantes o toda la capacidad formativa. Pero con una visión crítica, hay determinados estudios en los que hay que hacer un esfuerzo y lo vamos a hacer ya, como incorporación de nuevo profesorado y hacer más atractivos esos estudios. Y eso va a repercutir en un aumento de nuestra posición en los rankings y en cómo perciben los estudiantes nuestros estudios. Creo que hay que combinar todo. Hay, como en muchas cosas, un déficit de comunicación.

-Las tasas, ¿se van a dejar como están, se van a bajar o a subir?

-“Es un tema que no depende de la Universidad de Salamanca, depende de la Junta de Castilla y León. Ya hay una promesa del consejero del 5% para el curso 2018/19. A mí, en un mundo ideal de una universidad pública, me gustaría que no hubiera tasas, que fuera como en Francia, como en Alemania. Pero estas cosas, si tienen que llegar, van a ser graduales. Yo reivindicaré la bajada de las tasas, y siempre lo digo porque tenemos que tenerlo presente. Hay que bajar las tasas, pero hay que hacer consciente a la Junta de que tiene que compensar a las universidades por lo que no va a entrar con las tasas. No puede ser que pongamos a las universidades en una situación donde sea difícil mantener toda la actividad. Pero desde luego reivincidaré que abjen las tasas con las acciones políticas que sean necesarias. Me parecen que pueden bajar más del 5%. Además tenemos que considerar que tasas se están pagando en Comunidades cercanas. Eso es un elemento importante para presionar y lograr una mayor bajada de tasas. Porque mucha gente tiene dificultades económicas y prefiere irse a otras comunidades donde las tasas son más económicas.”

-El apoyo institucional que recibe la USAL, ¿es suficiente o puede mejorarse?

-“Creo que hay una relación de colaboración y lealtad institucional que debe prevalecer. Yo, desde luego, espero que guíen mis pasos. Pero esto no quiere decir que haya que reivindicar constantemente lo que sea mejor para la Universidad en términos económicos, normativos, de capacidad de actuación. A todos los niveles. Pero con lealtad, y con los pasos adecuados, ser firme en reclamar lo que tiene que conseguirse para nuestra Universidad y lograr una Universidad mejor.

-¿Crees que vas a ganar en primera vuelta o habrá segunda vuelta? Porque el número de candidatos puede dividir mucho el voto.

-“No lo sé. Yo tengo esperanzas de ganar en primera vuelta.”

-Si en diciembre eres rectora. ¿Va a haber medidas que se apliquen a corto plazo? ¿Este curso se va aplicar algo de todo lo que viene en tu programa?

-“Empezaré a poner en marcha los programas de captación de talento y de recuperación de las plantillas del PAS. Y también medidas para los estudiantes que promuevan políticas de igual acceso a la educación.”

-Tu programa es para pensar en cuatro años, o si ganas pensarás en ocho?

-“Cuatro años, que es a lo que me presento.”

-El eslogan de la campaña. Más Universidad.

-“Sí, porque podemos ser más modernos, más inclusivos, más solidarios, más eficientes, más sostenibles. Eso responde un poco a todas las líneas de nuestro programa. Queremos ir a más.”

Comentarios
Lo más