El tiempo de espera en la sanidad privada es seis veces menor que la pública

El tiempo de espera en la sanidad privada es seis veces menor que la pública

El barómetro del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad, actualizado a febrero de 2015, muestra que el tiempo medio de espera en la sanidad privada es seis veces menor que el de la pública para realizarle una prueba diagnóstica y para obtener los resultados de la misma y en torno a cuatro veces menor para realizarle una intervención quirúrgica.

Según datos oficiales de la Junta de Castilla y León, los pacientes de la provincia de Salamanca tenían que esperar una media de 79 días para ser operados a finales de 2014, cinco más que durante el verano. La mayoría de los pacientes salmantinos deben esperar hasta 90 días, 2.429 pacientes, pero hay otros 904 que esperan entre tres y seis meses, y 400 entre seis meses y un año, según los datos de Sanidad. En total son 3.733 salmantinos en lista de espera quirúrgica, quinientos menos que el trimestre anterior.

Por especialidades, se mantiene al frente Angiología y Cirugía Vascular, con 102 días de media, seguida ahora de Cirugía Pediátrica, con 89, y de Cirugía Plástica, con 84. Por su parte, Urología es la espacialidad que más aumenta su demora en las listas de espera, casi duplicándose el tiempo al pasar de 49 días en verano a 83 en otoño. En cambio, el mayor descenso se produce en Otorrinolaringología, al pasar de 64 a 48 días de espera media.

Según la definición de la Junta de Castilla y León, la espera para una intervención quirúrgica es el tiempo promedio, expresado en días, que llevan esperando los pacientes, en espera estructural pendientes de intervención, desde la fecha de entrada en el registro (fecha de prescripción de la intervención) hasta la fecha final del período de estudio.

Ahora los datos de la Consejería de Sanidad distinguen a los pacientes según la prioridad clínica. Así, en el nivel uno están aquellos cuyo tratamiento quirúrgico, siendo programable, no admite una demora superior a treinta días. En el nivel dos quienes se pueden demorar hasta 90 días y en el nivel tres pacientes cuya patología permite la demora del tratamiento, ya que no produce secuelas importantes. En todas ellas la Junta asegura que cumple los plazos y más del 90% son operados antes del plazo máximo que les corresponde.

Sin embargo, los sindicatos denuncian que no sólo se trucan estas cifras, pues no se corresponden realmente con el tiempo desde que el paciente ve al médico hasta que es operado, sino que incluso se incumple la normativa vigente. Por ejemplo, hay casos de pacientes a quienes el médico atendió en una determinada fecha para que pidieran cita de cara a una intervención, pero cuando los pacientes piden la cita no se les da la fecha al momento.

 

Comentarios
Lo más