Aumenta la temporalidad y precariedad en un mercado laboral marcado por la atonía

Aumenta la temporalidad y precariedad en un mercado laboral marcado por la atonía

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social publicó este martes los datos del paro correspondientes a octubre, registrando Salamanca el típico aumento del inicio del otoño y, por tanto, la conclusión de la temporada alta del turismo en la hostelería y el comercio. Un mes más, tras el bombardeo de cifras, es momento de analizar con detalle estos datos, de escudriñar la letra pequeña, en la que la provincia charra continúa sin salir tan bien parada.

Salamanca está entre las provincias del país donde menos descendió el paro respecto al año pasado. A ello se añade que la afiliación a la Seguridad Social se encuentra entre las provincias con el menor incremento interanual. De hecho, el paro subió menos durante los meses de octubre de 2010 y 2011.

Estos datos se deben al sector servicios, clave en la economía salmantina, que sigue sin recuperar empleo tras haber duplicado su número de parados desde el inicio de la crisis. Así, sextuplica ya al número de parados del siguiente sector, la construcción, y no atisba síntomas de recuperación en la provincia charra. Actualmente hay 22.477 parados en hostelería y comercio, un millar menos que en octubre del año pasado, pero mientras otros sectores regresan a cifras de hace tres y cuatro años, en el sector servicios aún están alcanzando a 2012.

Por otro lado, la salida de la crisis que anuncian las administraciones se produce con un mercado laboral donde los contratos temporales e inferiores a mileurista son la mayoría. La letra pequeña de los datos del paro hechos públicos ayer por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social muestra que así ocurre con nueve de cada diez nuevos contratos. Hasta septiembre se han rubricado nueve mil más que el año pasado (81.170 frente a 72.203), pero apenas el 7,4 por ciento son indefinidos, dos décimas menos que el año pasado y un punto menos que antes de que se aprobara la reforma laboral.

Todo ello, cabe recordar, en un contexto de fuerte emigración por la escasez de oportunidades laborales. La provincia de Salamanca perdió diez habitantes cada día durante el último año. El padrón actualizado a 1 de enero de 2014 recoge 341.929 habitantes, 3.619 menos que hace un año, continuando así con la sangría demográfica que el ejercicio anterior sumó otros 5.000 salmantinos menos. De hecho, hay un joven menos cada tres horas en la provincia de Salamanca, pues cuenta actualmente con 70.323 habitantes entre 15 y 35 años, 2.826 menos que hace un año, 16.300 menos que desde el inicio de la crisis y 23.500 menos que hace una década.

 

Comentarios
Lo más