Fallos en el suministro eléctrico desde hace años

Fallos en el suministro eléctrico desde hace años

El sindicato de prisiones Acaip registró el pasado 27 de octubre una nueva petición para que se solucionen los constantes fallos en el suministro eléctrico de la cárcel de Topas, pues se vienen repitiendo desde hace años. Uno de ellos incluso tuvo lugar durante la visita de los inspectores penitenciarios tras las reyertas consecutivas de la semana pasada. “Queremos llamar la atención sobre la Secretaría General para que piense qué hubiese podido suceder si uno de estos fallos en el suministro eléctrico se hubiese producido en cualquiera de los incidentes mencionados, si son conscientes del peligro que corren los trabajadores del centro, el resto de reclusos y el propio establecimiento”, explica.

El centro penitenciario no posee una línea de suministro eléctrico específica, sino que la comparte con diferentes pueblos e instalaciones de la zona. Los cortes de luz se producen con relativa frecuencia, lo que a juicio de Acaip supone un serio problema de seguridad para las instalaciones, pues quedan inoperativas hasta que se reestablece la corriente, así como para personal y presos.

El sindicato recuerda que hay informes de los técnicos de las empresas de mantenimiento desde el año 1998 informando de los fallos que se producían en los sistemas de seguridad motivados por deficiencias en el suministro eléctrico. Para solventar este problema el Fondo Especial para el Estímulo de la Economía y el Empleo del año 2008, el denominado PlanE, destinó 1,4 millones de euros para una instalación eléctrica en la cárcel, “que no sabemos si finalmente se ejecutó, ya que los problemas de entonces continúan produciéndose”.

Los últimos fallos eléctricos se han producido “en momentos en los que se estaban llevando a cabo algunos de los actos regimentales considerados más delicados en el funcionamiento de una prisión: comunicaciones, reparto de la cena, subida y cierre de celdas”. Alguno incluso tuvo una duración de una hora. “Como se puede comprender, la tensión que han vivido los trabajadores de servicio durante este tiempo ha sido muy importante, debido a la imposibilidad de mantener el debido control por falta de luz. Y el riesgo corrido por trabajadores e internos de haber sufrido incidentes ha sido muy elevado”, concluye Acaip.

Comentarios
Lo más