Desalojado otra vez el 'after' del pasaje de la Plaza Mayor por incumplir la normativa municipal

Desalojado otra vez el 'after' del pasaje de la Plaza Mayor por incumplir la normativa municipal
La Policía Local se personó en el lugar para precintar los equipos de música, pues el local se acogió a principios de 2015 a una licencia de cafetería para evitar el cierre al caducar la anterior licencia como pub. De hecho, eran unos equipos musicales colocados sobre otros anteriormente también precintados el pasado mes de octubre

El ‘after’ del pasaje Coliseum vuelve a ser objeto de una intervención policial. El polémico Ambigú, local de ocio nocturno que abre a primera hora de la mañana para que se puede prolongar la fiesta, ha sido desalojado en la mañana de este sábado por incumplir la normativa municipal una vez más, según informan fuentes policiales.

La Policía Local se personó en el lugar para precintar los equipos de música, pues el local se acogió a principios de 2015 a una licencia de cafetería para evitar el cierre al caducar la anterior licencia como pub. De hecho, eran unos equipos musicales colocados sobre otros anteriormente también precintados el pasado mes de octubre.

A finales de septiembre, hasta este 'after' tuvieron que desplazarse seis dotaciones policiales debido a una multitudinaria pelea. Las quejas de los vecinos han sido constantes por los altercados que se producen, el ruido y la suciedad que queda en la zona. "Es una vergüenza este tipo de situaciones en pleno centro de Salamanca, al lado de la Plaza Mayor".

Entre finales de 2014 y comienzos de 2015, debido a numerosos altercados, agresiones y peleas, el Ayuntamiento de Salamanca decidió no renovar la licencia de pub que tenía Ambigú. Sin embargo, para poder seguir abriendo a primera hora de la mañana a modo de ‘after’, se acogió a una licencia de cafetería, que permite sólo tener música de forma ambiental, con un límite de decibelios muy bajo. Pero son varias las veces que se ha incumplido este requisito, siendo precintados los equipos musicales.

Los vecinos piden que de alguna manera se pueda dar solución para poder controlar este tipo de situaciones porque, como han asegurado, no les es de buen gusto amanecer todos los fines de semana con la policía en su calle y tener que ser testigos directos de borracheras o de agresiones físicas y exceso de ruido de los jóvenes, impidiendo su descanso. 

Comentarios
Lo más