El inexorable paso del tiempo recogido en un suspiro

El inexorable paso del tiempo recogido en un suspiro

La artista Yolanda Herranz ha inaugurado este martes una nueva exposición en la sala del Cielo de Salamanca titulada '...En un suspiro' con el que la artista trata de mostrar ese instante en el que todo cambia. De ahí el título de la muestra que, según comentó la propia Herranz, no es simplemente un instante sino que está vinculado con la existencia y el vivir. Este es, de hecho, el principal concepto de una exposición que tiene también un marcado carácter emocional después de que la artista haya perdido a su madre este mismo año y le haya dedicado parte de la obra.

Esta se compone de diferentes fotografías intervenido digitalmente a través del texto en el que se puede ver las palmas de la mano de varias mujeres con el reflejo de las líneas de la vida y la m de la muerte. Sobre ellas, los nombres de mujeres que comienzan por A en una metáfora a las adúlteras que eran marcadas con esta letra en el hombro. Además, hay una pieza central, sonora, en la que el texto se mezcla con los ojos cerrados de la artista "que parecen mirar más allá", según comentó la comisaria de la exposición, Úrsula Martín. 

La misma se completa con una escultura en el espacio central compuesta por letras que gira, de nuevo, en torno al tiempo y en el que el espectador debe proyectarse en ella. En esta se puede leer 'No, no me dejes, no' y el antes y el después supone un ejercicio de experiencias vividas por aquel que lo lee. Además, la simbología de la dura enfermedad y la muerte de la madre del artista se refleja en dos piezas de pelo como elementos con una gran carga biológica y de tiempo. "Está reflejada la juventud con dos trenzas que tenía, y mi madre, con un pelo blanco precioso".

La exposición supone un proyecto que se contrapone a otro realizado por Yolanda Herranz en la que lo material era la base a través también de manos en el que los nombres estaban escritas con heridas. "Ahora se descarna y aparece el sentido de radiografía, de inmaterialidad", afirma. Además, aseguró que el proyecto está pensando como una unidad y que el material siempre está muy bien pensado para reflejar ese suspiro en el que todo cambia, "con el paso de la vida a la muerte o de la salud a la enfermedad". 

Sobre la artista

Yolanda Herranz es catedrática de escultura en la Facultad de Bellas Artes de Pontevedra y codirectora del Grupo de Investigación Interdepartamental ES2 de la Universidad de Vigo. Tiene cuatro tramos de investigación concedidos por la CNEAI. Además, es miembro activo de la cátedra Caixanova de Estudios Feministas de la Universidad de Vigo, desde su fundación en el año 2000 hasta el 2011. 

Su trayector artística comienza en 1970, y desde entonces ha expuesto con regularidad. Su creación, de marcado carácter conceptual, se desarrolla en proyectos artísticos que han sido expuestos en cerca de doscientas exposiciones. Además de las trece individuales que ha realizado, ha participado en ochenta exposiciones colectivas internacionales en varios países de Europa y América, así como Japón, y sus piezas han sido seleccionadas para participar en noventa y tres exposiciones colectivas en España. 

Su obra se encuentra representada en museos e instituciones de prestigio de diferentes países. Herranz trabaja con toda la potencialidad poética del lenguaje. Sus propuestas incluyen al espectador y aúnen referencias pictóricas, objetuales y escultóricas desde una obra volcada sobre la palabra. Desde 1991, por otro lado, ha escrito más de sesenta extos, que se han publicado en libros, catálogos, diarios y revistas. 

Comentarios
Lo más