Vaguada de la Palma, la calzada de los milagros

Vaguada de la Palma, la calzada de los milagros
Hay calles cuya denominación no responde a una explicación meramente histórica a través de una pasaje del devenir charro o uno de sus personajes ilustres. Simplemente responden a un afán de los regidores del momento por dotar de un nombre agradable a una zona para romper con su anterior pasado. Es el caso de la Vaguada de la Palma.

Desde la calle Ancha hasta el puente Sánchez Fabrés baja una serpenteante vía que respeta el antiguo trazado del arroyo que transcurría por el valle entre los asentamientos de los primeros pobladores de Salamanca. A un lado, el Cerro de San Vicente. Del otro, el Botánico. Lugares privilegiados desde los que otear el origen de la ciudad y una calle cargada de misticismo y leyenda.

En lo que hoy es la Puerta Zamora nacía una pequeña corriente de agua que iba a morir al río a través de la actual Crespo Rascón y el huerto de las adoratrices. Era el conocido como Arroyo de los Milagros, en recuerdo por la puerta de la muralla donde se ubicaba una virgen con tal nombre.  Pero la zona hacía honor también a tal denominación, pues cuenta el saber popular que allí se ubicaba el hospital de San Lorenzo, lugar de extrañas curaciones y prodigios, de ahí que incluso se fundara una ermita de los Milagros. Como milagroso fue que en 1772 se produjo un desbordamiento del arroyo que derrumbó gran parte de las viviendas de sus riberas, pero sin provocar fallecimiento alguno.

Sin embargo, esta singular característica de la zona se fue perdiendo hallá donde habita el olvido. Tras la Guerra de la Independencia, cuya destrucción se cebó con este paraje, las gentes con menores recursos económicos comenzaron a establecerse a las orillas del arroyo, considerándose durante el siglo XX un barrio marginal, hasta que en los años setenta la Universidad comenzó a comprar parcelas y posteriormente el Ayuntamiento promovió una reurbanización de la zona, donde se levantó también un moderno Palacio de Congresos. Para dotar al antiguo barrio chino de una nueva vida se decidió denominar a la calle como Vaguada de la Palma.

Comentarios
Lo más