¿Exceso de velocidad de los coches o de peatones imprudentes?

¿Exceso de velocidad de los coches o de peatones imprudentes?

El Ayuntamiento de Salamanca ha puesto en marcha esta semana un plan especial contra los atropellos y accidentes de tráfico en la ciudad. Durante los últimos meses se han incrementado las personas heridas al ser arrolladas por coches o motos. Pero siempre surge el debate de cuál es la causa principal, si el exceso de velocidad de los coches o de peatones imprudentes.

Salamanca es una ciudad donde se circula rápido por sus principales avenida. La velocidad en los vehículos supera los cincuenta kilómetros por hora en la mayoría. No hay más que situarse junto al medidor de velocidad de la avenida de Los Cipreses para comprobarlo. Por eso, se proyecta reducir el límite a treinta kilómetros por hora en la mayoría de las calles, sobre todo las que tengan un carril en sentido único.

La velocidad entre los vehículos es excesiva, pero las imprudencias de los peatones también son constantes, cruzando en rojo o por lugares indebidos. Apenas media hora en el cruce de la avenida de Portugal con María Auxiliadora basta para comprobarlo. De ahí que ahora los policías locales también amonesten a los peatones, aunque sea sólo verbalmente, para que tengan conciencia de los peligros que entraña cruzar una calle como no se debe.

El plan especial de tráfico contempla más controles, radares, semáforos, pasos de peatones elevados, cursos de educación vial… pero sin una mayor concienciación por parte de los propios ciudadanos, los efectos serán ínfimos.

 

Comentarios