La Plataforma en Defensa del Bosque pide recuperar la figura del bosquero

La Plataforma en Defensa del Bosque pide recuperar la figura del bosquero
Entienden que el Jardín Renacentista ha de volver a contar con un guardés y proponen que se aloje, junto a toda su failia, en la parte superior del edificio que actualmente se está rehabilitando

La Plataforma en Defensa del Bosque de Béjar ha vuelto a insistir en la necesidad de contar con un guardés para el Jardín Renacentista, “como siempre lo tuvo, y los presuntos actos vandálicos que acabaron con la Fuente del Paraguas lo han vuelto a poner en evidencia”. 

Ahora que el Ayuntamiento realiza obras de acondicionamiento interior en la Casa del Bosquero, a juicio de la Plataforma, “es el momento de insistir sobre ello hasta que la Administración nos haga caso”.

Recuerda la Plataforma que las responsabilidades laborales del bosquero están “perfectamente establecidas” y se pueden resumir en vigilar el acceso a El Bosque, atender a los visitantes, supervisar las obras de mantenimiento en los edificios y obras de fábrica, cuidar de los jardines y huertas (limpieza, riego, poda, reposición de plantas, etc., junto con los jardineros), plantar nuevos pies de arbolado (frutales y castaños), vigilar el derecho de aguas de la propiedad y mantener limpia y corriente la regadera de la Garganta del Oso (con auxilio de peones). 

A cambio, recibía un salario y vivienda en la Casa del Bosquero o casa «de los oficios» que pronto quedará completamente rehabilitada, un edificio de dos plantas de unos 160 metros cuadrados cada una, más un aprovechamiento bajo cubierta, “en cuyo piso superior se puede alojar muy dignamente al nuevo bosquero que la villa necesita, con toda su familia”.

La propuesta fue formulada por el Grupo Cultural San Gil en 2000, recogida en el Plan Director en 2000-2001 y ampliada recientemente en la ‘Propuesta de generación de actividad económica y empleo en la villa renacentista El Bosque de Béjar’, presentada en agosto de 2016 por Izquierda Unida y el propio Grupo Cultural San Gil.

Es el momento de contratar al nuevo bosquero, insiste la Plataforma, “una persona responsable e instruida, con capacidades organizativas y conocimiento de las labores del campo y del jardín”. 

 

Comentarios
Lo más