Un estudiante de la Pontificia, finalista en un programa para crear ciudades de futuro

Un estudiante de la Pontificia, finalista en un programa para crear ciudades de futuro

La segunda edición del blue BBVA Challenge ya está en marcha. Este fin de semana se han elegido, de entre las mil candidaturas que se presentaron, a los 24 jóvenes universitarios, divididos en cinco grupos, que pasan a la fase final de un concurso que busca las mejores iniciativas jóvenes para las ciudades del futuro. Manuel Renedo, estudiante de la Universidad Pontificia de Salamanca, forma parte del proyecto EcoStop, que busca darle nuevos usos a las marquesinas de los autobuses.

Los 25 grupos que participaron en el Challenge Day contaron con dos minutos para convencer a un amplio jurado compuesto por especialistas en transformación digital, marketing y emprendimiento. Entre los miembros del jurado se encontraban Gonzalo Rodríguez, director de Transformación Digital de BBVA España, Sofía Rodríguez-Sahagún, directora de marketing de BBVA España, Carles Alsina, director de segmentos de Banca Comercial de BBVA España, o Antonio González, director general del Impact Hub de Madrid, entre otros.

Finalmente, cinco grupos de estudiantes pasan a la siguiente fase, en la que recibirán varios módulos formativos. En primavera defenderán su proyecto final y el mejor grupo se llevará un viaje experiencial a Berlín, donde conocerán el tejido emprendedor joven de esa ciudad y completarán su desarrollo formativo.

Eco-stop: reinventando las marquesinas de autobús

Sergio Aguado (Elda), que estudia UX/IU Design, y Manuel Renedo (Alicante), que ahora mismo cursa el máster en Brand Communications en la Universidad Pontificia de Salamanca son graduados de publicidad. De la misma rama procede Víctor Ortuño (Yecla). Completaron su equipo con dos neoyorkinas: Jocelyn Myrna estudia Educación de Idiomas y Rachel Boracci está cursando el master in Professional Development de la Universidad de Alcalá.

El proyecto que ha convencido al jurado pretende “aprovechar los espacios urbanos que no están dando el potencial que tienen, como es el caso de las marquesinas”, dice Victor. Su equipo propone incorporar musgo en el techo, que funcionaría como aislante térmico. Además, su proyecto contempla la colocación de pedales debajo de los asientos. Así, un ciudadano, mediante el pedaleo, podría generar energía para cargar el móvil, conectarse a WiFi o calentar el asiento.

Además, el asiento incorporaría un lector NFC para que cada usuario registre su actividad con los pedales y pueda conseguir descuentos en el transporte público.

Comentarios