El paraíso cultural de Cerezales del Condado se hace mayor

El paraíso cultural de Cerezales del Condado se hace mayor
La Fundación Cerezales Antonino y Cinia estrena este domingo sus nuevas instalaciones. Cambiará las antiguas escuelas del pueblo por un moderno y eficiente edificio de madera de 2.800 metros cuadrados compuesto por cinco naves para seguir siendo un referente cultural que se asienta y se mimetiza con el mundo rural.

¿Es posible que un edificio de 2.800 metros cuadrados pase desapercibido en un pueblo en el que apenas viven un centenar de personas? Parece imposible, pero no lo es. La Fundación Cerezales Antonino y Cinia abre este domingo las puertas de sus nuevas instalaciones, obra de los arquitectos Alejandro Zarea Polo y Maider Llaguno, que se asientan sobre una ladera de Cerezales del Condado, pero que pasan desapercibidas a simple vista.

Un inmueble presupuestado en 3,5 millones de euros que tiene el objetivo de minimizar su impacto ambiental y que ha sido concebido desde una perspectiva de sostenibilidad integral. De esta forma, busca también minimizar el consumo energético cuidando todos los detalles como su diseño, su orientación, forma o características de los materiales. Un complejo de madera formado por cinco naves y basado criterios geométricos y constructivos de la arquitectura local que albergará una amplio espacio expositivo, salas de ensayos, talleres, archivo y un amplio auditorio.

Un gran cambio y un fuerte impulso para este pequeño paraíso cultural en el que se ha convertido Cerezales del Condado desde el 2009, cuando la Fundación Cerezales Antonino y Cinia decidió instalarse en este pequeño pueblo para intentar acercar el mundo artístico al mundo rural. Un regalo del ya fallecido Antonino Fernández, empresario cervecero, a su pueblo natal.

Pero al igual que el edificio que albergará a partir de este domingo las actividades de la institución cultural, la inauguración de sus nuevas instalaciones también quiere pasar desapercibida a simple vista. Así, no se llevará a cabo una inauguración como tal, sino que el nuevo programa de actividades de primavera –puedes consultarlo aquí-, que tiene como principal reclamo una muestra del artista británico Hamish Fulton, será la forma de estrenar la nueva sede.

"No hay un acto como tal, se van a abrir todas las exposiciones, continuar con la personalidad de la fundación. Siempre hemos hecho más hincapié en la programación y en las actividades, que en actos o eventos muy puntuales. Es una ocasión muy especial, pero queríamos hacerlo con una programación que diera continuidad a todo lo que hemos hecho en estos ocho años", explica Lucía Alaejos, responsable de comunicación.

Hamis Fulton abrirá la nueva sede

La muestra de Hamish Fulton, uno de los referentes más importantes del arte contemporáneo, será la encargada de abrir el nuevo equipamiento de la Fundación Cerezales con una colección de piezas inéditas bajo el título de 'Walking on and off the Path'.

A 12.30 horas habrá una recepción para dar la bienvenida al artista y una visita guiada por la exposición que está compuesta por diferentes obras elegidas y desarrolladas específicamente para esta muestra. Después, la nueva sede permanecerá abierta en su horario habitual, de 12 a 14 horas y de 16 a 19 horas para todo aquel que desee conocerla.

Dentro de esta programación especial y como complemento a la exposición se llevarán a cabo dos caminatas con el propio Hamish Fulton. Una el sábado 8 de abril, a las 18 horas en el entorno de Cerezales, y una segunda el propio día 9 a las 18 h. en el entorno del pantano de Riaño –aún hay plazas libres para ambas-.

También se ha editado la publicación 'Foot notes' en la que han participado varios autores de diferentes disciplinas como antropólogos, científicos o humanistas que han contado lo que es para ellos la experiencia de caminar. Unos textos acompañados por una edición gráfica de Hamis Fulton y que se va a presentar también este domino.

Mejor equipamiento, pero misma esencia

Pese a este cambio en las instalaciones, hay que recordar que anteriormente la fundación se ubicaba en las antiguas escuelas del pueblo, el objetivo de esta entidad es seguir la misma línea en cuanto a las actividades y programación que ya se venían desarrollando en los últimos años.

"Vamos a mejorar mucho a nivel equipamiento porque vamos a tener un espacio específico y adecuado a todos los tipos de actividades que hacemos, pero la programación, la idea es la continuidad, continuar con los ciclos que venimos desarrollando desde el principio", explican.

Anualmente la fundación desarrolla un centenar de actividades, entre talleres, exposiciones, conciertos o encuentros con creadores, a las que acuden unas 10.000 personas, cifras que van mejorando año tras año y que se van a seguir llevando a cabo en estas nuevas instalaciones.

En el único aspecto que se va a notar más el cambio, asegura Lucia Alaejos, es en el espacio expositivo que va a ser mucho más grande y va a permitir albergar muestras que hasta ahora hubiera sido imposible por las dimensiones de la anterior sala expositiva.

El domingo abrirán sus puertas todas las dependencias, a excepción del auditorio, que permanecerá cerrado, por el momento, ya que no ha finalizado la instalación de una gran concha acústica que servirá para aislar este espacio.

Rehabilitación cultural, pero también económica

El balance que hace esta entidad desde que se instaló en Cerezales del Condado hace ocho años ha sido muy positivo ya que se ha logrado que la comarca se rehabilite a nivel cultural. Además, en el terreno económico se han conseguido pequeños grandes logros como que el bar de pueblo haya reabierto sus puertas, que una familia esté construyéndose una casa para vivir en la zona o que se estén planteando pequeños negocios como una casa rural.

"Nuestro objetivo principal es conseguir un beneficio o un rédito más vinculado a lo social que a lo económico y a largo plazo lograr que otros individuos puedan realizar su proyección económica aquí", añade la responsable de comunicación de la fundación. Es por eso que sus instalaciones no tienen bar y tampoco tienda para así potenciar los negocios que están asentados en la zona.

Quizás sea ese empeño de la fundación de mimetizarse con su entorno lo que ha logrado que la respuesta de los vecinos a todas sus propuestas sea siempre tan positiva. "A veces se tiende a pensar que las zonas rurales no tienen esa inquietud por el arte o la música y no tiene nada que ver", insisten desde la fundación, que aseguran que las personas del mundo rural están desconectadas del arte y de la cultura, pero se trata de una desconexión forzosa.

Una desconexión que no afecta a los vecinos de Cerezales del Condado, que podrán seguir disfrutando de todas las propuestas de esta institución que pese a su cambio de sede quiere seguir manteniendo su esencia, apoyar la investigación, el desarrollo del territorio y la transferencia de conocimiento a la sociedad.

Comentarios
Lo más