Barrios cree que la crisis no debe ser “argumento válido” para recortar el Estado de Bienestar

Barrios cree que la crisis no debe ser “argumento válido” para recortar el Estado de Bienestar
El nuevo presidente del Consejo Económico y Social (CES) de Castilla y León, Germán Barrios, consideró hoy que la crisis no debe ser “argumento válido” para recortar el Estado de Bienestar alcanzado en los últimos 30 años ni para eliminar instituciones que basan su funcionamiento en la participación y presencia de la sociedad en las decisiones políticas, como es el caso del CES.

En su toma de posesión como nuevo dirigente del órgano, que avanzó que será “independiente y autónomo” de la Administración regional, Barrios rechazó que el modelo autonómico recogido en la Constitución sea “insostenible” y consideró que ese estado social se traduce y asiente sobre “pilares sólidos” como una sanidad “universal, gratuita y de alta calidad” que se complementa con la “mejor atención” a las personas mayores y dependientes “de cuantas ofrecen las comunidades autónomas de España”.

A eso se une una educación “pública de gran nivel” y la protección a los desempleados, “que constituye un constante frente de trabajo para los agentes sociales y económicos”, a quienes agradeció su apoyo por unanimidad en su elección, y que extendió al Gobierno regional, al que mantendrá “lealtad institucional”.

Ensalzó en su toma de posesión que, pese a la crisis, “no existen excusas para dilapidar el Estado autonómico ni sus instituciones de autogobierno, así como el Estado social que ha traído el más amplio periodo de prosperidad a la Comunidad y que a través de las redes de protección social permite hoy dar respuesta a las personas que padecen en mayor medida los efectos de esta crisis”.

Precisamente, en un cargo en el que sustituye a José Luis Díez Hoces, del que subrayó su gestión, Barrios recordó a los más de 244.000 parados de la Comunidad y apostó por unir esfuerzo para ofrecerles “oportunidades reales y prácticas”. “Si hay algo más injusto y difícil de asumir que no poder trabajar, es precisamente no tener expectativas de poder encontrar un trabajo”, manifestó. Por ello, consideró necesario contar con instrumentos sociales y capital humano “capaces de hacer posible la salvaguarda y el mantenimiento de las mimbres de la cohesión social, así como de sostener las redes de protección social”.

La apuesta de Barrios al frente del CES se basa en que la institución “no es ningún invento caprichoso, sino que se constituye como un “órgano independiente” de la Administración autonómica, “consultivo y asesor” en materia socioeconómica y “encargado de realizar análisis y propuestas de apoyo a la solución de los problemas”. “Le confiere un estatutos de institución necesaria, útil y, sin duda, imprescindible, dentro de una sociedad avanzada”, espetó.

Además, recordó que es la única institución “que canaliza la participación de la sociedad civil organizada” y añadió que su razón de ser se encuentra en la “acción consultiva, deliberante y en la independencia”. Así, aseguró que algunas instituciones que “para algunos” en otras comunidades autónomas “son parte del problema”, en Castilla y León y para el Gobierno regional “son, sin duda, parte esencial de la solución”.

Comentarios