Castilla y León exige al Ministerio recibir ya las ayudas comprometidas del Plan de Desarrollo Rural

Castilla y León exige al Ministerio recibir ya las ayudas comprometidas del Plan de Desarrollo Rural

Tras participar por videoconferencia en la reunión sectorial extraordinaria de Agricultura y Desarrollo Rural convocada por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), la consejera de Agricultura de la Junta de Castilla y León, Silvia Clemente, explicó que el Magrama liberará otros 7,7 millones de euros, que se suman a los 3,5 liberados a principios de noviembre. Así las cosas, el Gobierno aporta un total de 11,2 millones de euros a los que se suman otros tantos aportados por la Junta y cerca de 34 que procederían de la Unión Europea para conformar un montante de 56 millones de euros. Una vez reciba la aprobación del Consejo de Ministros comenzarán los pagos, que se realizarán a lo largo del mes de diciembre.

Clemente reconoce haber echado en falta 600.000 euros pues a pesar de haber pedido 8,3 millones, a Castilla y León se le adjudican 7,7. La ministra, explicó la consejera, se ha comprometido a comprobar la diferencia entre lo solicitado y lo asignado y, si es necesario, se rectificaría en la próxima conferencia sectorial, prevista para diciembre. 

La razón de ese desfase radica en que el Ministerio aplica una proporción en función de lo que las Comunidad Autónomas van solicitando y el ritmo de ejecución de esos pagos. Castilla y León es la Comunidad con el mayor índice de todas las que dependen del Plan de Desarrollo Rural. “Somos ágiles y queremos que se asigne lo que pedimos, con independencia del ritmo de otros”, precisó la consejera. “Si otros van más despacio es su problema, pero no estamos de acuerdo”, añadió pues, según apostilló, “quienes tienen agilidad y capacidad económica merecen poder pagar lo más rápido posible”. 

70 millones suplementarios

La situación económica del gobierno regional le ha permitido pedir, además, la asignación de 18 millones de euros adicionales. De esa forma, la Junta aportaría esa cantidad -de la que ya dispone-, el Gobierno otro tanto y Europa aproximadamente la suma de ambas aportaciones por lo que llegarían otros 70 millones de euros que se destinarían a pagar a los 40.000 agricultores y ganaderos de Salamanca que son beneficiarios de estas ayudas.


El dinero del programa de Desarrollo Rural 2007-2013 permite sufragar la incorporación de jóvenes al sector, la modernización de explotaciones, el apoyo a los agricultores a través de medidas agroambientales, las ayudas a industrias agroalimentarias y las indemnizaciones compensatorias de montaña. 

El plazo para liberar fondos finaliza el 15 de diciembre y la tercera semana del último mes del año marca el límite para poder hacer efectivos los pagos.

Comentarios
Lo más