La Facultad de Biología reconoce la labor de los rectores que gestaron el Edificio Dioscórides

La Facultad de Biología reconoce la labor de los rectores que gestaron el Edificio Dioscórides
La Facultad de Biología de la Universidad de Salamanca ha reconocido en la mañana de hoy la labor de los rectores que gestaron el proyecto del Edificio Dioscórides. El acto ha contado con la asistencia del rector, Daniel Hernández Ruipérez, de los exrectores José Ramón Alonso y Enrique Battaner, y del decano de la Facultad de Biología, Manuel Manso, así como de los decanos de las Facultades de Medicina y Farmacia y del director de la Escuela de Enfermería y Fisioterapia.
 
Con esta iniciativa, la Facultad de Biología ha querido homenajear la gestión realizada por los equipos rectorales presididos por Enrique Battaner y José Ramón Alonso, en la construcción y puesta en marcha del Dioscórides, “un edificio vital para Biología porque ha consolidado el crecimiento de la facultad y ha garantizado asumir en los últimos años los retos docentes impuestos por el Espacio Europeo de Educación Superior”, explicó Manso, quien recordó el uso que también hacen de sus instalaciones las Facultades de Medicina y Farmacia y la Escuela de Enfermería y Fisioterapia.
 
El decano de Biología justificó la celebración de este encuentro como un acto de reconocimiento a los equipos rectorales que apuestan por proyectos de futuro. “Este edificio se construyó gracias a la fuerza de voluntad para superar tiempos de crisis; por ello era necesario realizar este acto, porque es más importante un retraso que un olvido”, subrayó.
 
Tanto Battaner como Alonso agradecieron al decano de Biología este reconocimiento y recordaron algunas curiosidades durante las diferentes fases en las que se acometió el edificio. Finalmente, Hernández Ruipérez describió este proyecto como “un ejemplo de la estabilidad institucional, que garantiza el desarrollo de proyectos que trascienden a los diferentes equipos rectorales”, como será el caso también de la puesta en marcha a mediados de 2013 del Edificio I+D+I en la calle Espejo, “que permitirá a la Universidad de Salamanca seguir avanzando en la docencia y en la investigación”.
Comentarios