“Una prevención adecuada reduciría la mortalidad en un 50%”

“Una prevención adecuada reduciría la mortalidad en un 50%”
El jefe de servicio de Oncología en Salamanca, el doctor Juan Jesús Cruz, afirma que el futuro de la enfermedad pasa por la prevención y los cribados. Asegura que los avances están permitiendo reducir ya la mortalidad, aunque la sociedad debe concienciarse de su importancia para evitarlo, también en el diagnóstico precoz. Anima a que todos se realicen los cribados, a realizar una dieta equilibrada y dejar los vicios como el tabaco o el alcohol, así como a realizar ejercicio como mejores medicinas
 

Este 4 de febrero se vuelve a celebrar el Día Mundial Contra el Cáncer en un año en el que las cifras publicadas por la Sociedad Española de Oncología Médica han alarmado poniendo de relieve que los casos en España han aumentado hasta cifras que se esperaban en el año 2020. El jefe del servicio de Oncología del hospital Universitario, Juan Jesús Cruz, sin embargo, cambiaba esta perspectiva para verla de manera positiva. “Ha aumentado como consecuencia del envejecimiento de la población y por las campañas de detección precoz del cáncer de colon”.

De hecho, aseguró en un acto de la Asociación Española Contra el Cáncer que estas cifras dentro de lo lógico ya que este nuevo programa de cribado ha provocado que se hayan detectado cánceres ahora que hubieran tenido sus síntomas en cinco años. A ello se le suma que la población cada vez es mayor, lo que provoca más probabilidades de padecer algún tumor. “El 25% aparece con más de 70 años y un tercio con más de 65 años. Cuanta más esperanza de vida, más riesgo”, aseguraba. 

A pesar de ello, desde diferentes instituciones ya se están tomando medidas para intentar paliar esta estadística. De hecho, la campaña de este año para el Día Mundial Contra el Cáncer es la prevención, principal asunto que puede evitar muchos tumores. “Si dejáramos de fumar, el 90% de los cánceres de pulmón desaparecerían. Si hiciéramos ejercicio, un 20% de los grandes tumores de colon, de mama y endometrio desaparecerían. Si tuviéramos precaución en las relaciones sexuales, los cánceres cervicales desparecerían todos. Hay una serie de cánceres de los que sabemos lo suficiente de ellos para que, si evitamos la causa, no tengamos el tumor”. 

A pesar de ello, afirmó estar sorprendido de que no seamos capaces de concienciarnos para llevar una vida más sana. De conseguirlo, dice, a pesar de la dificultad de numerar las consecuencias, descendería la mortalidad por cáncer entre un 50 y 60%. Eso sí, la mortalidad sigue descendiendo a pesar de ello por lo que “o somos capaces de curar más o los tumores que estamos detectando no son lo suficientemente graves como para acabar con la vida de la gente”. 

El futuro y los cribados

En el mismo acto, el doctor aseveró que el futuro de la enfermedad pasa por la prevención primaria, la de evitar las causas que la provocan, y por la secundaria, el diagnóstico precoz, así como por unos tratamientos que cada vez son más eficaces. 

En el tema de la detección, los cribados son una parte muy importante. Actualmente, en Europa existen en tres tipos de cáncer como cérvix, mama y colon, el último en incorporarse hace dos años. Juan Jesús Cruz sí quiso realizar una petición al respecto y es que estos cribados deben hacerse correctamente, papel en el que la sociedad es muy importante.

Y es que para que lo anterior se produzca, es necesario tomar en consideración las cartas que se envían para acudir a este. “Estamos viendo tumores en mama avanzados por falta de cribado. Hay un 30% de las señoras que tenían que hacérselo y que no se lo están haciendo. Y el de colon está tardando mucho en implantarse, todavía no ha podido cubrir a toda la población por el propio desarrollo del programa. Hay que concienciar a la gente”. 

¿Qué podemos hacer?

“Evitar las causas es para dentro de 20 años”. Quizás ese sea el problema para que la concienciación no esté llegando en la medida que debe llegar, aunque, asegura el doctor, sí lo está haciendo. De hecho, el cáncer de pulmón en hombres está reduciéndose porque son muchos los que han dejado de fumar. El de mujeres, sin embargo, está subiendo. “La generación que se apuntó al tabaco son las que están en edad de tenerlo. Ya es el tercero en mortalidad y hace diez años no estaba ni entre los cinco primeros. En los hombres, la prevención está siendo importante”. 

Por ello, recalca que, aunque lo mejor sea no fumar, siempre es bueno dejarlo. “Para igualar el riesgo de los no fumadores, si se consigue, es a los 30 años. Pero empieza a disminuir a partir de los cinco años. A partir de los diez o quince años, el receso es enorme. Y si no desciende el riesgo de cáncer, lo hace el de infarto a partir del día siguiente”. 

Sobre la alimentación que se debe tener comenta que es la famosa dieta mediterránea, aunque “no es tanto lo que tú comas como la cantidad que comas”. Así, comer en exceso siempre supone un riesgo, más aún cuando no se quema lo que se está comiendo. Obviamente, cuanto más se aleje uno de los azúcares, carnes rojas, grasas, carnes procesadas o los ahumados, mejor será, así como tomar los anticancerígenos naturales como los cítricos o el aceite de oliva. Respecto al ejercicio, siempre dependiendo de la edad, “se recomiendan 30 minutos al día de paseo ligero. Unos tres o cuatro kilómetros”. 

 

Comentarios
Lo más