La 'envenenadora de ancianos' admite que drogaba a sus víctimas pero sin intención de matarlas

La 'envenenadora de ancianos' admite que drogaba a sus víctimas pero sin intención de matarlas

El Ministerio Fiscal pide para ella 52 años de prisión por un delito de asesinato y varios de robo con violencia. La defensa, sin embargo, ante la declaración de la acusada, propone que sea declarada culpable de homicidio imprudente y rebaja su petición a 19 años y tres meses. El juicio ha comenzado este miércoles con la declaración de la acusada y continuará el viernes

Este miércoles ha comenzado el juicio contra M.R.S.P, conocida como 'la envenenadora de ancianos', para quien la Fiscalía pide hasta 52 años de prisión por un delito de asesinato, siete de robo con violencia y uno de lesiones.

El juicio, celebrado en la Audiencia Provincial, ha comenzado con la declaración de la acusada, quien ha reconocido que drogaba a sus víctimas para robarles con la pretensión de costear su adicción a las drogas y ha asegurado que en ningún momento su intención era matarlas.

Los hechos, según ha detallado el Ministerio Fiscal, ocurrieron entre el 28 de abril de 2014 y el 14 de febrero de 2015. Tal y como ha relatado la propia acusada, drogaba a las víctimas con una pastilla de trankimazin, de 2 miligramos, que "machacaba" y mezclaba en las bebidas. Ha reconocido que en esa época consumía heroína, cocaína y alcohol y que, incluso, ella misma tomaba a veces trankimazin que le sustraía a su pareja de entonces para dormir, por lo que la defensa ha alegado que este hecho supone un atenuante.

Con respecto a la víctima mortal, un varón de 94 años que en falleció en febrero de 2015 presuntamente de una intoxicación por benzodiacepina, M.R.S.P ha declarado que se quedó dormido en la cocina de su domicilio, momento en el que ella aprovechó para robarle 200 ó 300 euros de la cartera y se marchó creyendo que el anciano despertaría. Ha asegurado estar muy arrepentida de lo sucedido. "Cuando consumimos perdemos el norte", ha dicho. En este sentido, el Ministerio Fiscal ha recordado que la acusada ya había sido condenada por intento de robo a este mismo varón el 27 de noviembre de 2013.

Por ello, la defensa ha propuesto que la acusada sea declarada culpable de homicidio imprudente y rebaja la petición de cárcel a 19 años y tres meses. La pena máxima por asesinato es de 25 años, mientras que la mínima por homicidio imprudente es de un año, pena que pide la defensa, a los que se suman otros 18 años por los delitos de robo con violencia y el de lesiones. En cuanto a la multa de 3.600 euros de multa y la indemnización de más de 100.000 euros que pide la Fiscalía, estas cantidades han sido aceptadas por la defensa.

La primera sesión de este juicio ha concluido con la declaración de la acusada. El juicio se reanudará el viernes, 17 de noviembre, a las diez de la mañana.

IMG 20171115 102929

Comentarios
Lo más