Presentación de la obra que aborda la figura del anarquista bejarano José María Blázquez de Pedro

Presentación de la obra que aborda la figura del anarquista bejarano José María Blázquez de Pedro

El libro titulado 'José Mª Blázquez de Pedro. Un anarquista entre dos mundos (Béjar, Panamá, Cuba)', está escrito por Ignacio Soriano Jiménez y Miguel Íñiguez, y ha sido editado por la Asociación Isaac Puente de Vitoria

El Casino Obrero de Béjar acogió el viernes la presentación del libro 'José Mª Blázquez de Pedro. Un anarquista entre dos mundos (Béjar, Panamá, Cuba)', de Ignacio Soriano Jiménez y Miguel Íñiguez, editado por la Asociación Isaac Puente de Vitoria. 

La iniciativa estuvo organizada por el Centro de Estudios y contó con la intervención de los autores y Antonio Gutiérrez Turrión. El libro incluye el folleto 'Multiplicidad del placer – El derecho al amor'.

José María Blázquez de Pedro (Béjar, 1875- Cuba, 1927), Pepe, Patriletras, plasma en sus escritos su alegría, sus cárceles, su anarquismo, sus andares… A lo largo de su vida, dirige 4 periódicos, edita 12 libros y folletos, se prodiga en más de 80 publicaciones, pronuncia conferencias… y hace sindicalismo.

Nacido en Béjar, se hace anarquista en Madrid en 1904 al lado de los administradores y redactores de El Rebelde, Antonio Apolo y Julio Camba, después de haber tenido él su propio periódico, Patria y Letras (que deriva en La Dinamita en 1903). Vuelto a su localidad, se enfrenta al dominio de la Iglesia y le disputa la calle, por lo que ingresa en prisión al no querer descubrirse en las procesiones; monta la librería La Racional, activa de 1906 a 1913, y es el alma del Ateneo Bejarano en 1911-1912.

Los problemas acumulados y la crisis económica le hacen emigrar a Panamá en 1914, en donde continúa con sus actividades periodísticas (fundando El Caballero Andante en 1918) y libreras, además de implicarse en labores del naciente movimiento obrero (por lo que es considerado el padre del sindicalismo panameño); impulsa la organización de inquilinos y está en primera línea en la huelga de estos en 1925, por lo que es expulsado del país en septiembre de este año.

Recala en Cuba, en la dictadura de Machado, en donde muere de tuberculosis en 1927. Es un observador, un andariego. Qué más da el lugar. Los privilegios, los dogmas, la miseria se hallan en todas partes. Sangre de mi sangre. Hasta que la muerte lenta lo cercena.


Comentarios
Lo más