Las turroneras de La Alberca ya ocupan su lugar en Salamanca

Las turroneras de La Alberca ya ocupan su lugar en Salamanca

Hoy ocuparon su lugar habitual en los soportales de la plaza del Mercado. Son todo un clásico de la Navidad charra, y es que la fuerte tradición de estas emblemáticas figuras así como el sabor autóctono y elaboración artesanal convierte a sus productos en alimentos estrella sobre la mesa

Uno de los clásicos del invierno salmantino son las turroneras de La Alberca. Y es que, como cada noviembre, los soportales situados entre la Plaza Mayor y el Mercado Central acogen a esta figura emblemática de la Navidad salmantina.

Este oficio generacional ha pasado de abuelas a nietas que año tras año vienen a la capital charra a ofrecer los productos más típicos de la zona, entre los que podemos encontrar una gran variedad de turrones, una completa gama de mieles puras o las almendras garrapiñadas existentes durante todo el año. Todos los productos que aquí se ofertan están elaborados siguiendo la tradición y al más puro estilo artesanal.

Los dulces que dan nombre a estas mujeres, los turrones de La Alberca, destacan, sin duda, por estar compuestos de frutos secos originales de la sierra y de gran calidad. Entre las variantes nos encontramos con el producto estrella, el turrón de almendra o turrón duro como es comúnmente conocido se elabora a base de miel, clara de huevo, azúcar y almendras peladas y tostadas.

A esta oferta se suman los productos estivales como el turrón de Jijona o turrón blando compuesto por una masa de miel y almendras molidas, el turrón de chocolate con almendras, el turrón de yema tostada elaborado a base de crema catalana y yemas de huevo o el turrón de nata y nueces, frutos secos también típicos de la zona.

Además de turrones, la miel es otro de los productos más demandados por los clientes al ser un alimento compuesto íntegramente por ingredientes de la Alberca. Debido a la gran flora existente en la Sierra de Francia convierte a las mieles autóctonas en productos privilegiados. Las variedades de la miel van desde las de milflores hasta las monoflorales entre las que destacan la miel de romero, eucalipto especialmente demandada en esta época del año por su uso terapéutico o la de brezo natural de la zona.

Completan esta artesanal gama de productos las almendras garrapiñadas tan arraigadas a las festividades de los pueblos y que, antiguamente ante la escasa oferta engolosinas, estas constituían, sin duda, uno de los dulces más aclamados por pequeños y mayores. Junto a estos productos naturales de la Alberca también se pueden encontrar reseñas gastronómicas que la provincia salmantina ofrece como las obleas de Cipérez, rosquillas de Ledesma o frutos secos y jalea real del Parque Natural de las Batuecas. 

Comentarios
Lo más