SALAMANCA INTERCULTURAL

Juan Jesús Cabrera, un cubano con morriña

Juan Jesús Cabrera, un cubano con morriña

Después de 52 años en su país natal, decidió dar el salto a Salamanca. “¿Salamanca?, ni hablarte. Es un concentrado de historia, de literatura, hasta de mística. Este lugar ya es mío, es como La Habana… Casi como La Habana” 

Juan Jesús Cabrera Díaz nace en Cuba en el año 1954. Ya desde su adolescencia muestra un fuerte interés por la política de su país y comienza a militar en el Partido Comunista de Cuba, viéndolo, por aquel entonces, como un proyecto político social de carácter nacionalista y de beneficio popular, en el que puso y concentró toda su ilusión. Sin embargo, con el tiempo, dicha ilusión se convirtió en desencanto y decepción.

Licenciado en Geografía, ejerció la docencia durante más de 30 años. Posteriormente, desarrolló su profesión en un centro de investigación de las Ciencias Sociales, donde realizaba estudios del medio ambiente.

Juan tuvo que ver cómo sus ilusiones se transformaban en lo que es, para él, un proyecto de poder, donde unos dirigentes glorificados por el triunfo se adueñaron del poder y decidieron por los demás. Le duele lo que pudo haber sido y no fue, le duele Cuba.

“Cuba pudo haber sido un laboratorio de democracia participativa y se convirtió en todo lo contrario, desgraciadamente, dolorosamente.”

Debido a esta decepción con lo que era gran parte de su proyecto de vida y esperanzas en Cuba, entre otros motivos, en el año 2006 decidió abandonar el Vedado, barrio de La Habana, para venir a España con su mujer y dos de sus tres hijas, Marien y Nanda, habiendo residido anteriormente 9 meses en Portugal.

POR QUÉ ESPAÑA:

Entre las razones por las que eligió la Península como su destino, aparecen lazos sanguíneos, pues su abuelo era asturiano, el hecho de compartir una lengua, una historia en común, unas costumbres, una cultura.

“No me siento extranjero aquí, España era el lugar preciso”.

¿QUÉ OPINAS DE SALAMANCA?

Juan sólo tiene palabras bonitas para Salamanca. La define como un descubrimiento, en el que ha encontrado respuesta a multitud de cosas, como, por ejemplo, el origen de muchas palabras y frases hechas que se utilizan en Cuba. Nos cuenta cómo ha indagado sobre la historia de la ciudad y cómo, en su opinión, ha experimentado “un cambio poderoso”.

“¿Salamanca?, ni hablarte. Es un concentrado de historia, de literatura, hasta de mística. Este lugar ya es mío, es como La Habana… Casi como La Habana”

“Para mi Salamanca ha sido un descubrimiento y lo sigue siendo, todos los días.”

¿CÓMO FUE TU INTEGRACIÓN LABORAL?

Como ocurre en tantos otros casos, Juan, una persona que en su país de origen desempeñaba un puesto acorde a su titulación académica, al llegar a Salamanca se vio obligado a trabajar en todo aquello que iba encontrando, pues tenía que asegurar el bienestar de su familia, habiéndose dedicado así al desempeño de múltiples oficios, como jardinero, peón de obra o camarero.

“Tuve que llegar aquí y comenzar de cero, recomenzar, además con una edad. Llegué pasados los cincuenta, con la responsabilidad y el peso encima de una familia a las espaldas… No era el mejor momento.”

Actualmente, Juan posee un empleo estable como conserje en una gran comunidad de vecinos.

“Quiero lo que hago, no hago lo que quiero, por supuesto. Pero le he cogido cariño al trabajo, sobre todo el tema de la comunicación con la gente, me compensa muchísimo. El ser solidario, el devolver muchas cosas de las que yo he recibido, es lo que más me estimula dentro del trabajo que hago. Me gusta ayudar a la gente, resolver los problemas.”

Es claro que Juan es un hombre que amó y sigue amando Cuba, como él dice, al pensar en ella “le da morriña”. Nos dice que algún día le gustaría volver allí, a despedirse de su ciudad, de su país, aunque dubitativo, pues no sabe si prefiere quedarse con la imagen de la situación que se vive actualmente en el país o con la que se marchó de allí.

Sea como fuere, espero que todo le vaya bien a este cubano tan salmantino. 

Comentarios
Lo más