ÁVILA

Implantan el control remoto en los marcapasos y desfibriladores, más de 2.000 en Ávila

Implantan el control remoto en los marcapasos y desfibriladores, más de 2.000 en Ávila

Los pacientes con marcapasos y desfibriladores automáticos de la provincia de Ávila, más de 2.000, estarán supervisados por control remoto con lo que evitarán desplazamientos al Complejo Asistencial.

El seguimiento se hará desde su centro de salud o desde su propio domicilio. Los afectados son una población con enfermedades cardiovasculares, “muy sensible”, y que “estaba obligada a acudir con frecuencia” al hospital, lo que se evitará gracias a las nuevas tecnologías, según ha destacado la gerente del Área de Salud de Ávila, María Antonia Pedraza.

“Lo que vamos a detectar será antes de que el paciente tenga cualquier sintomatología gracias a las alertas, de tal forma que cualquier problema se va a atender en el momento”, ha señalado. Cuando el paciente vaya a su médico o a Urgencias ya tendrán la información emitida por su dispositivo.

“Los pacientes van a estar muy bien vigilados y mucho más cómodos en el seguimiento con estos dispositivos”, según el jefe de Cardiología del Complejo Asistencial, Juan Ramón Costa.

En función de las compañías tecnológicas que implantan los dispositivos hay dos modelos. Con uno de ellos -el utilizado en la mayoría de los casos- el dispositivo -similar a un teléfono móvil-se encuentra en el domicilio del paciente y emite a diario información del marcapasos y se conecta con el hospital, lo que permite “cualquier tipo de anomalía”, y avisa de una alerta naranja o roja. En un caso no se necesita consulta presencial y en otro recibirá atención en menos de 48 horas.

Este sistema evita los controles que los pacientes debían hacerse cada seis meses o un año, que son serán sustituidos por un informe del cardiólogo al médico de Atención Primaria de quien tiene implantado el marcapasos, al que citará en su centro de salud, lo que supone “una continuidad asistencial absoluta y una ventaja”, según Costa.

Menos viajes

Este sistema evita también desplazamientos. El seguimiento del funcionamiento de estos dispositivos se realiza en el Complejo Asistencial por parte del servicio de Cardiología, mediante cita en consulta presencial para evaluar con los programadores los parámetros electrofisiológicos, control de batería y, si es preciso, ajustes de dichos parámetros.

En otros casos, con la tecnología de otra compañía, el seguimiento se efectúa desde los centros de salud, con lo que el paciente tiene que desplazarse a él cada seis meses o un año. En el centro de salud se controlan los dispositivos y los resultados se envían al hospital.

El control remoto de los marcapasos se ha implantado hace unos días en los centros de salud del Valle del Tiétar, esta semana se instala en los de El Barco de Ávila y Piedrahíta, y así sucesivamente en el plazo de dos meses. Hasta ahora sólo funciona este sistema en algunas zonas de la provincia de Zamora.

Más de 2.000 pacientes, por su patología cardíaca, precisan tener implantados dispositivos de estimulación como los marcapasos, cuyas revisiones son anuales, y los desfibriladores automáticos implantables -indicados en arritmias graves y que se revisan cada medio año-. La población afectada en la provincia de Ávila es “muy alta por el envejecimiento, ya que son alteraciones cardíacas vinculadas a la edad”, ha destacado el responsable de Cardiología.

Primero se ha implantado en las zonas más lejanas de la capital y se prevé que en enero esté desplegado en toda la provincia.

Comentarios