El pasado año concluyó con un máximo histórico en la contratación de personas con discapacidad

El pasado año concluyó con un máximo histórico en la contratación de personas con discapacidad

Esta cifra supone un incremento del 13% con respecto al año anterior. El 24% de estos contratos fueron en el mercado ordinario

El Servicio Público de Empleo Estatal ha hecho públicos los datos de empleo del pasado ejercicio, que reflejan un incremento del 30% en los contratos a personas con discapacidad en Castilla y León. Así, el pasado ejercicio se contabilizaron 6.618 contratos, frente a los 5.849 de 2016.

Este incremento supone, en términos relativos, un 13% más, al igual que el aumento en los contratos en el mercado ordinario, que llegaron a los 1.579. Para Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco, “el principal factor es una recuperación económica que, hasta la fecha, ha sido inclusiva, unido a un paulatino cambio de mentalidad en las empresas, que comienzan a valorar el talento por encima de la discapacidad". 

8ed9d8a2 a90a 481f b58f af3430f2c5b8@augure

Además, de lo anterior, "las propias personas con discapacidad, especialmente las nuevas generaciones, están abanderando un cambio de paradigma, planteándose un futuro profesional como el de cualquier otro ciudadano y rompiendo la anacrónica creencia que les identifica con inactividad y dependencia. Por último, la nueva legislación de 2013, que unificó la normativa existente en materia de discapacidad, está comenzando a dar sus frutos y demostrando su eficiencia, que se refleja en el incremento de las contrataciones”.

El dato sobre el incremento en el mercado ordinario, también detecta que "las personas con discapacidad van teniendo más participación en entornos de trabajo normalizados, aunque es necesario seguir potenciando, siempre que sea posible, esta modalidad profesional, que constituye el fin último de todo proceso de integración, al equipararse la persona con discapacidad al resto de los trabajadores y producirse su inclusión de forma plena”, recalca Francisco Mesonero.

Por otra parte, Mesonero no olvida la importancia de seguir apoyando a las personas con discapacidad en su acceso al empleo: “son todavía muchas las que podrían trabajar y no lo hacen debido a prejuicios y estereotipos (recordemos que su tasa de actividad es del 36%, frente al 59% general). Por otra parte, es vital garantizar que su contratación no obedece exclusivamente a la recuperación económica, sino que es extensible a cualquier coyuntura. Para ello, se antoja necesario potenciar una sensibilización que afiance el cambio de mentalidad que ya está en marcha, y que, será el único garante de que el empleo de las personas con discapacidad sea sostenible en el tiempo”.

Tres nuevos proyectos de emprendedores con discapacidad por la ONCE

Un total de 81 emprendedores con discapacidad han podido poner en marcha sus iniciativas durante 2017 gracias al apoyo de Fundación ONCE a proyectos de emprendimiento o creación de empresas de la economía social por parte de personas con discapacidad. De ellos un total de 3 son de Castilla y León.


En esta edición, de nuevo los proyectos aprobados acumulan un alto grado de innovación. Entre las iniciativas presentadas, destacan, por ejemplo, una empresa dedicada al diseño e impresión en ED de libros y materiales didácticos inclusivos; una plataforma de publicidad basada en ‘advergaming’ y realidad aumentada, y un proyecto para realizar trabajos aéreos de fotografía y filmación con drones.


Además, también podemos encontrar un proyecto para la formación online de Lengua de Signos Española; una pequeña fábrica de ositos de peluche con diseño exclusivo, así como varias iniciativas relacionadas con el turismo.


De las 81 ayudas concedidas un 63 por ciento fueron destinadas a hombres y un 37 por ciento para mujeres. En cuanto a la distribución geográfica, 28 son de Andalucía, 14 son de Galicia y 9 de Cataluña. En Castilla-La Mancha, Madrid y Asturias se han aprobado 5 proyectos en cada comunidad; en Canarias y Castilla y León se han concedido 3 ayudas; mientras que la Comunidad Valenciana, Islas Baleares, Extremadura y Murcia, suman dos iniciativas cada una. Por último, se ha aprobado un proyecto en Cantabria.

Ayudas para jóvenes emprendedores con discapacidad

Además, Fundación ONCE quiere impulsar el emprendimiento de los jóvenes con discapacidad. Así, a mediados del ejercicio pasado lanzó una convocatoria específica para este colectivo que permanece abierta hasta el próximo 31 de marzo.


En este caso, se ofrecen ayudas a fondo perdido en calidad de Organismo Intermedio del Programa Operativo FSE de Empleo Juvenil 2014-2020 (POEJ), y se dirigen, concretamente, a personas de entre 16 y 30 años. Estas personas deberán estar inscritas en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil (SNGJ), ser demandantes de empleo y no haber trabajado o participado en actividades de educación o formación al menos el día anterior a la presentación de su solicitud en esta convocatoria.


Dichas ayudas serán de un mínimo de 6.000 euros y podrán aumentar hasta un máximo de 18.000 si se destinan a proyectos que fomenten sectores en crecimiento, impliquen el desarrollo del medio rural o que se enmarquen dentro de la sociedad de la información, entre otras circunstancias. Asimismo, podrán percibir una ayuda superior a los 3.000 euros los negocios impulsados por colectivos con discapacidad con especial dificultad (personas con parálisis cerebral, enfermedad mental o discapacidad intelectual), mujeres, los que empleen además a otras personas con discapacidad, y los promovidos por víctimas de violencia de género o parados de larga duración, entre otros.


Los interesados en optar a estas subvenciones tienen de plazo para presentar sus solicitudes hasta el 31 de marzo de 2018. Y los recursos presupuestados por Fundación ONCE, incluida la cofinanciación del Fondo Social Europeo para esta convocatoria, ascienden a 200.000 euros, si bien dicha dotación podrá ampliarse en función de las ayudas que se vayan aprobando.


Comentarios
Lo más