FRAUDES AL SEGURO

Salamanca, uno de los lugares de España donde menos se estafa al seguro

Salamanca, uno de los lugares de España donde menos se estafa al seguro

La provincia charra se encuentra por debajo de la media nacional y es la segunda de la comunidad donde menos se defrauda. También se encuentra por debajo de la media en el coste por fraude

Salamanca es una de las provincias de toda España donde menos se defrauda al seguro. Así lo recoge el Cuarto Barómetro del Fraude en el Seguro de Autos de Línea Directa, que constata que la región charra, con un 3,6% de falsos accidentes declarados al seguro, se encuentra muy por debajo de la media nacional (6%).

Sólo hay cuatro provincias que tengan mejores datos que Salamanca en ese aspecto. Una de ellas es Soria (además de Teruel y Pontevedra), con un índice del 3% de falsos testimonios. Y es que las provincias castellano y leonesas se encuentran todas por debajo de la media nacional, siendo León la región con más fraudes (5,9%) seguida de Valladolid (5%) y Zamora (4,6%).

Por el contrario, entre las provincias con más estafas al seguro podríamos encontrar Murcia, Almería y Jaén. Y es que, además de la Región de Murcia, la siguiente comunidad con un mayor índice de falsedad accidental es Andalucía.

El coste por fraude de Salamanca también se encuentra por debajo de la media nacional, pero no entre las más bajas de Castilla y León

Si el dato de que Salamanca es la cuarta provincia donde menos se estafa al seguro de España es para mostrarse orgullosos por la honradez charra, el coste de ese fraude también se encuentra entre los más bajos del conjunto nacional, si bien este asciende un poco respecto a otras regiones.

Y es que en territorio charro, la estafa suele cuantificarse en 1.123 euros, por debajo de la media nacional (1.286 euros). Sin embargo, este dato no se encuentra entre los más bajos de Castilla y León. Y es que Salamanca es la cuarta ciudad donde los seguros desembolsan más dinero por fraude de media, sólo superada por León (2.696 euros), Zamora (1.365 euros) y Soria (1.129 euros).

Y es que las dos provincias con la cuantía más baja entre las estafas se encuentran en Castilla y León, ya que es en Ávila (423 euros) y Segovia (425 euros) donde los seguros tienen que pagar menos por falsos accidentes. Entre las más bajas de la Comunidad, y de España, también estarían Palencia (578 euros) y Valladolid (572 euros).

En España, en el lado opuesto, se situarían Almería, donde la media de la estafa asciende casi a los cinco mil euros (4.923 euros), Lugo (3.402 euros) y Álava (2.853 euros).

El fraude al seguro ha llegado para quedarse

Respecto al conjunto del fraude, lejos de descender con la salida de la crisis, momento en el que esta práctica aumentó de manera exponencial, se siguen obteniendo datos altos. De hecho, la proporción de estafas realizadas en 2016 ha igualado a la de 2014, que hasta ahora, había marcado un máximo histórico.

En este sentido, 6 de cada 100 accidentes que declaran los automovilistas a sus seguros en España son falsos, una cifra que multiplica por 3,5 a los engaños registrados en 2009.

Muchas de estas estas estafas son tan sencillas como circular por el carril exterior de una rotonda provocando deliberadamente la colisión con otros coches; otros son más complejos ya que se ha dado cuenta de siniestros fingidos por el dueño de un taller que repara los vehículos y, además, cobra la indemnización por lesiones porque los coches están asegurados a nombre de su mujer sin que ésta lo sepa; e, incluso, hay familias que se dedican profesionalmente a crear siniestros de vehículos y viven de ello.

El importe medio de las estafas, por su parte, se mantiene prácticamente igual que hace dos años, en torno a los 1.300 euros, aunque hay variaciones según su tipología. En el ámbito de daños materiales, que constituyen el 93,5% de los intentos de fraude, asciende a 309 euros, mientras que, en los daños corporales, el coste se multiplica por 50 hasta superar los 15.500 euros de promedio.

Por su parte, el coste global para el sector del automóvil desciende respecto al último Barómetro pero sigue siendo descomunal: cada año, la cifra defraudada a las compañías de seguros asciende a 833 millones de euros, una cantidad que equivale, por ejemplo, al presupuesto del Pacto de Estado contra la violencia de género para los próximos 4 años.

En cuanto a su tipología, incluir en el parte daños ajenos al siniestro sigue siendo la estafa más habitual en los fraudes materiales (80,5%). Le siguen, a más distancia, los montajes (12%), el falso hurto, (2,2%) y los fraudes por presupuestos inflados (1,9%). En cuanto a las lesiones, la inmensa mayoría (99%) son simulaciones o falsos agravamientos de un daño real, mientras que en el 1% de los casos se trata de cobrar por lesiones sufridas antes del siniestro.

Respecto a la época del año, los meses de marzo, mayo y junio son los más propicios para los defraudadores, mientras que los miércoles y los jueves, son los días en los que se registran más intentos de estafas. 

Comentarios