ÁVILARED.COM

El profesor de tiro fue detenido en la propia Escuela de Policía

El profesor de tiro fue detenido en la propia Escuela de Policía

El profesor de tiro de la Escuela Nacional de Policía que fue detenido junto a su hermano gemelo fue arrestado en el propio centro de formación, donde llegó a ser esposado.

Acusado de varios presuntos delitos de corrupción en la operación Zamburiña desarrollada en la Comisaría de Policía de Orense, Roi de Prado llegó a la escuela de policial en septiembre, tras presentar su curriculum para ser profesor de tiro. Así logró una comisión de servicio en un momento en el que la Escuela de Policía está reclutando nuevos docentes ante el incremento de alumnado de las últimas promociones.

Fueron agentes de la comisaría policial gallega quien se presentaron el día 19 en la Escuela de Policía con el mandamiento del juez que instruye el caso, aunque además contaron con un exhorto de un juez de Ávila. Sin que nadie lo supiera en el centro policial, procedieron a su detención, lo que causó auténtica sorpresa entre sus compañeros profesores y también entre los alumnos y futuros policías.

Junto al arresto y traslado a Galicia, aparte del procedimiento judicial el Cuerpo Nacional de Policía ha abierto un expediente a modo de información reservada.

La detención de Roi de Prado se llevó a cabo de forma paralela a la de su hermano gemelo Bernardo: se les acusa de hasta ocho delitos a cada uno, entre ellos los de homicidio y sustracción de armas en el bunker policial.

A la vez que fueron arrestado se intervino la brigada de drogas de la Comisaría de Orense, donde la investigación detectó diversos presuntos delitos. Si primero fueron acusados de robo de armas, cuando ha avanzado la investigación se les ha implicado en la muerte de un compañero, Celso Blanco, responsable de prensa y participación ciudadana de la comisaría orensana.

El cadáver de Blanco apareció con un disparo que, aparentemente, era un suicidio, teniendo en cuenta que supuestamente había enviado mensajes autoinculpándose de los robos de armas. Luego se observó que el arma tenía otras huellas y que el disparó no parecía que se lo hubiera dado a sí mismo.


Los dos hermanos gemelos se encuentran en libertad tras pagar una fianza de 60.000 euros cada uno tras presentar sus propiedades como avales.

Comentarios