El turismo rural no es capaz de seguir al turismo urbano y cae en 2017 en viajeros y pernoctaciones

El turismo rural no es capaz de seguir al turismo urbano y cae en 2017 en viajeros y pernoctaciones

Lo hace en más de 5.000 personas y 10.000 pernoctaciones durante todo el año, tanto en turistas españoles como en extranjeros. Salamanca sigue en los puestos altos de turistas recibidos en sus establecimientos rurales, aunque cae del decimosegundo puesto al decimoquinto, lejos de los primeros puestos que se alternan Málaga y Girona y siendo superado por Burgos, Soria y Valencia

Al tiempo que el turismo no para de batir récords en la ciudad y provincia, como demostraron los datos del Instituto Nacional de Estadística publicados la pasada semana, el rural ha marcado su peor dato en los últimos tres años. 

Así, según los números del Instituto Nacional de Estadística, que publicaron este miércoles, durante el año pasado fueron 80.321 los turistas que llegaron a los diferentes establecimientos rurales de la provincia, en lo que son casi 5.000 menos que durante 2016, especialmente entre los nacionales.

Y es que el turismo rural no termina de despuntar entre la población extranjera. De hecho, pese al aumento que se ve en las cifras totales, en este no termina de despuntar, y marca poco más de 5.000 viajeros procedentes de fuera de España, lo que representa apenas un 7% del total. 

La cifra es, además, menor también que en 2015, aunque apenas en 200 personas. Sí es mayor ya que en 2014, en este caso sí debido a los viajeros extranjeros, que tuvo un crecimiento de ese año al siguiente, desde cuando se estancó. 

En cuanto a las pernoctaciones, durante el último año fueron de 176.761 de las que solo 10.000 lo fueron de extranjeros. Esto sitúa a Salamanca en el decimoquinto puesto nacional en pernoctaciones, que también descienden en 13.000, haciéndolo tanto en españoles como en extranjeros.

Además, en esa hipotética clasificación, Salamanca también desciende en tres puestos, siendo superado por Burgos, Soria y Valencia. Quien este año ha dominado es Málaga, con más de 640.000 pernoctaciones, por delante de Girona, Cáceres, Barcelona y Santa Cruz de Tenerife. Por delante también se encuentran Huesca, Ávila, Segovia, Gipuzkoa, León y Lleida, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. 

Este año, eso sí, la caída del turismo ha provocado que cierren catorce establecimientos, lo que tiene su repercusión también en el número de plazas estimadas. Sin embargo, el grado de ocupación también ha caído y es bastante más bajo del resto de provincias con las que compite. En este apartado dominan Santa Cruz de Tenerife y Gipuzkoa, en posiciones altas pese a contar ambas con menos de 3.000 plazas, siendo, incluso, en menos de 2.000 en el segundo de los casos (Salamanca tiene 3.988). 

Comentarios