Muy interesante la primera corrida ferial con toros de La Carolina, ganadería triunfadora en la edición anterior en Cañaveralejo. Los de ayer, mitad y mitad. Dos toros bravos, nobles y encastados (2° y 6°), dos mansos sin problemas (3° y 4°) y los otros dos se dejaron a medias, informa mundotoro.com

Lástima el poco material propicio sorteado para un torero con la dimensión artística de Uceda Leal, a quien correspondió abrir plaza ante un toro aferrado al piso en todo momento sin permitir mostrar esos muletazos largos y cadenciosos de su marca. Eso sí, nos mostró la perfección del volapié y por ello las palmas muy nutridas no se hicieron esperar. Se llevó en segundo turno un manso distraído de lucimiento imposible.

Los casi tres cuartos del aforo ayer en Cañaveralejo vendidos por el sistema de abono nos dejaron ver que fueron poquísimas, o a lo mejor ninguna, las devoluciones de entradas ante la no comparecencia de Manzanares inicialmente anunciado en el cartel. Le sustituyó Miguel Abellán, torero muy metido en el corazón de los caleños desde el mismo año de su doctorado a finales del siglo pasado, y desde entonces, su nombre es obligado en los carteles feriales. Ha venido a once ferias, nunca ha fallado, y ayer, tampoco. Hizo dos faenas llenas de entrega y torería reafirmando su comunión con esta afición de Cali que tanto le quiere. Los naturales lentos y mandones de la primera faena, sellada con espadazo fulminante fueron valorados con la oreja que paseó triunfal. Y la vuelta al ruedo en su segundo ha sido el justo reconocimiento a la enjundia y disposición mostrada a cada instante.

Todo ayer se repartió proporcionalmente, mitad y mitad. Así fue el lote del colombiano Paco Perlaza a quien le tocó el primer manso de la corrida pitado con fuerza en el arrastre. Y también le tocó el más aplaudido al final por su nobleza, calidad, y emoción en las embestidas, afortunadamente muy bien aprovechadas por el colombiano que le bordó preciosos lances de capa y le endilgó también las mejores series de pases por bajo en redondo con exquisito temple. Se le premió con la oreja ante la petición de la plaza entera.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído