Villa Hidalgo, Jalisco. Entrada lleno, se lidiaron toros de la ganadería de Puerta Grande de escaso juego. Rodolfo Bello (Rejoneador), vuelta y ovación. El Capea, ovación y oreja. Juan Luis Silis, dos orejas y silencio.
 
Con su primer toro El Capea realizó una faena poderosa sometiendo a un animal que creó ciertas dificultades y terminó rajándose. Pinchó en dos ocasiones antes de dejar una gran estocada para después escuchar una fuerte ovación. De no haber sido por la espada hubiera paseado algún trofeo.
 
Su segundo toro fue muy complicado, pegando muchos cabezazos y quedándose muy corto, a lo que El Capea estuvo valiente y aplicó temple para que no le tocara los engaños. La gente vió la entrga del torero y tras una gran estocada le fue otorgada una meritoria oreja.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído