Javier Castaño ha salido en hombros en el segundo festejo de la Feria de Iscar (Valladolid) después de cortar las dos orejas al mejor toro del envío de Cebada, una corrida que se dejó mucho en la que el salmantino enlotó en primer lugar el animal más complejo. Completaban la terna dos toreros poco habituados a hierros duros, Leandro y Agustín de Espartinas, que solventaron la prueba con exito, pues cortaron una oreja de los primeros toros de su lote, mientras que los que cerraron plaza resultaron más deslucidos, según informa www.mundotoro.com.
 
El primero dejo a Castaño estirarse a la verónica en el saludo de capa. Con la rodilla flexionada le fue ganando terreno y ya en los medios se echó la muleta a la zurda para llevarlo a su altura y en línea recta. El toro, que no terminó de entregarse, reponía al tercer muletazo y se movió con genio. Por el pitón derecho las tandas fueron más cortas y Castaño lo llevo muy tapado buscando siempre la colocación. Después de un inicio muy torero dio Castaño distancia al cuarto; en los medios y sin perderle pasos ligó largo por el pitón derecho. El toro repitió con fijeza y humillando y Castaño lo llevó cosido a los vuelos con hondura y trazo largo. Al natural tocó con precisión y pulseó el viaje del animal con firmeza. La segunda parte de la faena transcurrió más en corto con tandas de mérito y adornos. 
 
Alternó Leandro las verónicas a pies juntos con delantales en el saludo al segundo de la tarde, un toro que peleó bien en el caballo. Por el pitón derecho humillaba y repetía con buen aire y Leandro aprovechó las embestidas para tirar limpio y ligado enganchándolo siempre. Por el pitón izquierdo tuvo menos continuidad aunque también la tomó por abajo. Se vino a menos el de Cebada. Al quinto le falto transmisión. Suave dibujó Leandro los primeros naturales frente a un toro que la tomaba dormido y se frenaba a mitad del viaje obligando al torero a aguantar muy firme los parones. La faena la fundamentó en el pitón izquierdo componiendo muy bien cuando las intermitencias del ritmo del toro le dejaron. Falló con los aceros.
 
El tercero, primero del lote de Agustín de Espartinas tuvo poca fuerza y la tomó por el pitón derecho rebrincado y defendiéndose en las primeras tandas. Por el pitón izquierdo el defecto era aún mayor y los naturales llegaron de uno en uno. Al volver a la diestra acortó distancias tratando de alargar el viaje y llegó lo mejor de la faena, dos tandas suaves y con mucha plasticidad. Consiguió corregirle el defecto ganando en limpieza y profundidad. Alargó mucho el trasteo y al entrar a matar el toro no le ayudó nada. El sexto fue el mas fuerte del encierro y Agustín de Espartinas lo fue desengañando en los primeros compases de la faena y le dio tiempo entre las tandas tocando y perdiéndole pasos, construyendo por el pitón derecho. Se ayudo al natural en una tanda intermedia en la que falto empuje del toro y volvió a la derecha por donde llegaron los mejores momentos de una faena solida del torero de Espartinas.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído